Afasia

Contenidos

No puedo hablar, no puedo expresar lo que deseo, no me entienden, no entiendo, me siento frustado/a…“. He aquí una persona con afasia, una persona, como tantas otras, que después de un evento traumático o por la degeneración, ha perdido sus capacidades de comunicación.

Por eso es importante conocer qué es, qué la causa y sus consecuencias en el lenguaje tanto si desde el punto de vista de los profesionales, como allegados, e incluso como individuos que formamos parte de una sociedad.

Definición

La afasia es un trastorno del lenguaje derivado de una lesión cerebral en una persona que podía hablar sin dificultades antes del daño. Se trata, por lo tanto, de un trastorno de la capacidad del cerebro para elaborar lenguaje. En la afasia pueden verse afectadas todas las modalidades lingüísticas.

El trastorno afásico va a depender de dos cosas1:

-La localización anatómica del daño cerebral.

-Las peculiaridades biológicas de organización cerebral del sujeto.

Causas

Tipos de afasia

Cada tipo de afasia va a depender del lugar del daño en el cerebro, por lo que, nos encontraremos con una gran clasificación y, por tanto, una sintomatología extensa y variable en cada paciente.

Tipos de afasias

Afasia de Broca

Área de Broca, es decir, la 3ª circunvolución frontal del hemisferio izquierdo.

Área de Broca: localización cerebral

  • Afasia motora.
  • No fluente.
  • El principal problema es la dificultad para iniciar y mantener el flujo del habla.
  • Articulación deficiente.
  • Vocabulario restringido.
  • Retroceso gramatical a las formas más simples. Incapacidad para planear oraciones largas.
  • La comprensión auditiva se conserva de manera relativa.
  • Sustitución frecuente de los verbos que deberían ir en presente de participio por verbos en pasado.
  • En tareas de nombramiento: mayor dificultad en números que en objetos.
  • La memoria secuencial es limitada.
  • La escritura y el lenguaje oral están igual de alterados.
  • Lectura levemente afectada.
  • Pérdida de capacidad de decir Sí y No.
  • Incapacidad para iniciar movimientos articulatorios o repetir palabras.

Afasia de Wernicke

Área de Wernicke, es decir, en la porción posterior de la 1ª circunvolución temporal del hemisferio izquierdo.

Área de Wernicke: localización cerebral

  • Afasia sensorial.
  • Fluente.
  • Principalmente es una disociación entre el significado y los sonidos de las palabras.
  • Problemas en la comprensión del lenguaje a nivel auditivo, incluso al nivel de una palabra solamente.
  • Lenguaje parafásico, pero articulado y fluido.
  • Repetición de las palabras correcta, aún sin comprenderlas, o con distorsiones parafásicas.
  • La denominación de objetos está más afectada que la lectura de letras.
  • Nula comprensión auditiva.
  • Las parafasias se transforman en una jerga totalmente incomprensible.
  • Dificultades para encontrar la palabra.
  • Grave alteración en la lectura y la escritura.
  • En la repetición: neologismos y palabras sin sentido.
  • Frecuentemente el paciente no es consciente de sus errores.
  • Dificultades en la comprensión auditiva de frases más complejas.
  • Se reducen (no se eliminan) las parafasias, y se manifiestan también en la escritura.
  • Son conscientes de la perturbación en su lenguaje.

Afasia de conducción

Fascículo arqueado que une las áreas de Broca y Wernicke.

Afasia de Conducción: localización cerebral

Afasia fluente.

  • Perturbación grave de la repetición.
  • Lenguaje espontáneo fluido, y una conservación casi normal de la comprensión auditiva.
  • Aunque el lenguaje es fluido puede estar restringido solo a frases cortas.
  • Alteración de la capacidad de selección y secuenciación de los fonemas, obteniendo parafasias literales.
  • En pacientes más fluentes hay parafasias literales cuando intentan pronunciar correctamente los sonidos de una palabra.
  • Se dan cuenta de su errores de inmediato.
  • Facilidad para repetir números. En cambio, hay excesiva dificultad para repetir otro tipo de palabras.
  • Básicamente es una alteración de la selección y secuenciación de los fonemas.

Se diferencia de la Afasia de Broca porque presenta buena articulación, entonación normal y variedad de modalidades sintácticas.

Afasia anómica

Lesiones en la región parieto-temporal, que pueden extenderse a la circunvolución angular del hemisferio izquierdo.

Afasia de Conducción: localización cerebral

Afasia fluente.

  • El principal problema es la afectación del campo semántico que subyace a la alteración de la denominación.
  • Dificultad para encontrar palabras (anomia).
  • Lenguaje fluido y gramaticalmente correcto.
  • Gran ausencia de sustantivos y facilidad para elaborar circunloquios para las palabras que no dicen.
  • Comprensión auditiva intacta de manera relativa, ya que hay dificultad para la comprensión de sustantivos.
  • La escritura de los nombres de objetos tienen las mismas dificultades que su verbalización.
  • Alteración profunda en la denominación de objetos.
  • Mayor conservación en la denominación de letras y números.
  • Mayor conservación en la denominación de partes del cuerpo y de los colores.
  • Capacidad para denominar la mayoría de los objetos.
  • Dificultades en denominar partes de objetos menos comunes como: la boca de la botella.
  • La lectura y la escritura puede variar en función de la lesión:

Es distinta a la Afasia de Wernicke por la ausencia de parafasias literales y verbales, y por la conservación de la comprensión auditiva de manera relativa.

Afasia semántica

  • Área 37: Giro fusiforme en el lóbulo temporal.
  • Áreas 39 y 40: Giro Angular (área somatosensorial de asociación).

Afasia Semántica: localización cerebral

Afasia fluente.

  • Alteración de la síntesis espacial simultánea, que es la capacidad de orientación en el espacio a nivel material, perceptivo y verbal, o “cuasi-espacio”, es decir, en el reflejo lógico de los conceptos que hacen referencia a las relaciones espaciales.
  • Dificultad en la comprensión y producción de estructuras lógico-gramaticales complejas (preposiciones, adverbios…).
  • Afectación tanto a nivel verbal, como en la lectura, escritura, cálculo, actividad constructiva y todas las tareas que requieran de un análisis y síntesis espacial de manera simultánea. Esto se traduce en:
    • Acalculia.
    • Alexia.
    • Apraxia construccional.
  • Desorientación temporo-espacial.
  • Dificultad para percibir paralelamente oraciones complejas o compuestas.
  • Problemática en la utilización de coordenadas espaciales, diferenciación de derecha e izquierda, y en los esquemas internos corporales.
  • Comprensión de palabras individuales y recuerdo de significados.
  • Suelen padecer anomia, aunque les sirven las ayudas fonológicas.
  • Repetición intacta.
  • Lenguaje espontáneo poco afectado.

Afasia transcortical motora

  • Lesiones frontales que no afectan al área de Broca.

Afasia transcortical motora: localización cerebral

Afasia no fluente.

  • Ausencia del lenguaje espontáneo.
  • Posibilidades para contestar brevemente a las preguntas.
  • Dificultades para iniciar y organizar una respuesta, aunque una vez iniciada, está bien articulada.
  • Conservación relativa de la comprensión auditiva, así como la comprensión lectora y la lectura en voz alta.
  • Repetición intacta: es rápida, bien articulada, gramaticalmente correcta y sin dificultad para iniciarla.

Afasia transcortical sensitiva

  • Lesiones que aíslan las área de Broca y Wernicke, quedando estas intactas.

Afasia transcortical sensitiva: localización cerebral

Afasia fluente.

  • Trastorno poco común.
  • Preservación notable de la repetición.
  • Imposibilidad para comenzar la emisión del lenguaje, cuando se les habla, por propia iniciativa. Solo contesta con parafasias bien articuladas (palabras o neologismos).
  • Ante preguntas realizan respuestas sin significado o repiten como un eco las palabras de la otra persona, en lugar de contestar.
  • Posibilidad de que escuchen y repitan correctamente oraciones extensas y complejas.
  • Retienen bastante material memorizado automatizado, como, por ejemplo, un rezo o una canción, pero si se le da el comienzo.
  • Afectación completa del lenguaje escrito, tanto para la lectura como para la escritura.
  • El defecto básico es la rotura de toda interacción entre el conocimiento, intención y percepción del resto del cerebro con el área del mecanismo del lenguaje.

Afasia transcortical mixta

  • Lesiones múltiples que afectan a zonas corticales y subcorticales alrededor de las áreas del lenguaje.

Afasia transcortical mixta: localización cerebral

Afasia no fluente.

  • Combinación entre las Afasias Transcorticales Motora y Sensitiva.
  • Alteración tanto de la comprensión como de la expresión verbal.
  • Buena capacidad de repetición.
  • Se le denomina: Síndrome de aislamiento del área del lenguaje.

Afasia global

  • Lesiones extensas en el territorio de la arteria cerebral media izquierda, afectando áreas frontoparietales y temporoparietales.

Afasia Global: localización cerebral

Afasia no fluente.

  • Afectación severa de las funciones expresivas y receptivas del lenguaje.
  • Al principio: abolición total de las emisiones lingüísticas.
  • Cuando pasan unos días o semanas: aparición de algunos elementos automatizados, y, a veces, producciones estereotipadas.
  • Una persona con afasia global suele tender a la depresión por la gran dificultad en la comunicación y la afectación motora.

Afasias puras

Se deben a la afectación de una sola modalidad del lenguaje (aferente o eferente), observando que el resto de características del lenguaje se mantienen intactas2. En el siguiente enlace explica muy bien la diferencia entre vías aferentes y eferentes: pulsa aquí. Así, nos encontramos con los siguientes subtipos:

Afemia o afasia motora subcortical

  • Lesión subcortical que interrumpe las vías eferentes que van al sistema fonatorio periférico desde el área de Broca, sin afectar la actividad cortical del lenguaje.

Afemia: localización cerebral

Imposibilidad de emitir sonidos del lenguaje, ya sea por imitación o de manera espontánea. Sin embargo, pueden producir sonidos que no están relacionados con el lenguaje.

Al contrario que la Afasia de Broca, existe una imposibilidad para recitar de forma automática, y, durante su recuperación, las oraciones son perfectas gramaticalmente y no tienen problemas para encontrar las palabras.

Sordera verbal pura

Lesiones en las áreas primarias auditivas corticales y en las fibras subcorticales que llevan la información a las áreas de asociación auditiva, conservándose intacta el área de Wernicke.

Sordera verbal pura: localización cerebral

  • Es la pérdida total de la comprensión auditiva sin afectar la emisión del lenguaje, la lectura o la escritura. Reaccionan a los sonidos, pero no son capaces de diferenciar los que son sonidos del lenguaje.
  • Incapacidad para repetir. Cuando consiguen repetir una palabra, inmediatamente la reconocen, por lo que no hay disociación entre el significado y los sonidos de las palabras como en la Afasia de Wernicke.
  • El problema es a nivel de la discriminación de los fonemas individuales.

El área de Wernicke no recibe los impulsos aferentes auditivos, por la destrucción del centro auditivo adyacente, y por el aislamiento del centro contralateral debido a la interrupción de las fibras transcallosas que lo comunican.

Alexia pura o ceguera verbal pura

La corteza visual del hemisferio izquierdo, afectando al esplenio o rodete (parte más posterior) del cuerpo calloso.

Alexia: localización cerebral

  • Capacidad para escribir, pero sin poder leer lo que acaba de ser escrito, tanto palabras como letras.
  • Comprensión del deletro oral, lo que ayuda a deletrear de manera escrita, pero con dificultad, algunas palabras.
  • Fácil reconocimiento de los números arábigos y romanos. Sin embargo, hay dificultad para reconocer y nombrar colores, aunque, pueden seleccionarlos y agruparlos.

El área del lenguaje queda aislada de los impulsos aferentes visuales.

Agrafía pura

Lesiones en la circunvolución angular.

Agrafia pura: localización cerebral

  • Problema grave en la escritura y el deletreo.
  • Lectura alterada de manera mínima.
  • Posibilidad de alteraciones de los aspectos no-verbales.

Síntomas

Como hemos visto en el apartado anterior, la tipología de las afasias es muy extensa, dando lugar a una gran cantidad de síntomas, incluso va a depender de cada persona, aunque “pertenezcan” a un mismo tipo de afasia. Por lo tanto, a continuación mostramos un resumen de todos los síntomas que nos podemos encontrar en las afasias¹:

Bebé
  • Reducción en mayor o menor medida del lenguaje. Incluso pudiendo llegar al mutismo.
  • Disartria: dificultad para articular sonidos y palabras, afectando a la inteligibilidad del habla.
  • Agramatismo: dificultad para las uniones gramaticales, la conjugación de verbos y el conjunto de elementos y palabras de función (preposiciones, conjugaciones…), que dan cohesión a los distintos elementos de la frase y aseguran que los elementos hablados se coordinen fluidamente los unos con los otros, obteniendo un lenguaje telegráfico.
  • Anomia: dificultad o incapacidad para evocar los elementos lingüísticos correspondientes al nombre de los objetos (denominación). Es el más común de los trastornos afásicos.
  • Parafasias: utilización de fonemas, sílabas o nombres erróneos, en lugar de los fonemas, sílabas o nombres correctos.
  • Disintaxis: las fórmulas gramaticales se usan de manera errónea dando la impresión de un lenguaje incoherente.
  • Problemas para leer en voz alta y escribir.
  • Lenguaje oral monótono, falta entonación en el habla.
  • Otros:
    • Perseveraciones: utilización repetitiva de elementos del lenguaje que el paciente acaba de emitir.
    • Ecolalia: repetición de la última o últimas palabras de una frase que se le ha dicho.
    • Las capacidades expresivas del lenguaje gestual también se ven afectadas.
    • Problemas de inhibición, por ejemplo: soltar palabras malsonantes de manera continua.

La problemática se puede originar en dos niveles:

  • Nivel sensorial: tiene que ver con la capacidad auditiva y la integración de los sonidos a nivel cerebral.
  • Nivel semántico: dificultad de comprensión en el aspecto sintáctico-gramatical del lenguaje.

Por lo tanto podemos observar:

  • Problemas para entender lo que se le dice, cuanto más rápido sea el habla peor.
  • Incapacidad de seguir las conversaciones.
  • Dificultad para la lectura comprensiva.
  • Falta de entendimiento del lenguaje figurado, entienden todo de manera literal.

Diagnóstico

La evaluación debe tener en cuenta muchos aspectos, no solo del paciente, sino también del contexto. Se debe hacer una valoración integral que ayude a establecer un plan de intervención logopédica eficaz. Además, esta valoración, si se hace de manera adecuada, ayudará al resto de profesionales y a los familiares que estén implicados en la rehabilitación de esta persona con afasia.

La apreciación de las capacidades lingüísticas de los pacientes afásicos se puede realizar de diversas maneras. De una forma estandarizada, a través de baterías y diversas pruebas o test, o de manera no estandarizada a través de la observación de todas las características por parte del logopeda/fonoaudiólogo con ítems creados por el profesional. Nosotros nos centraremos en la evaluación estandarizada, que a continuación explicaremos.

Animación de una prueba de valoración, haciendo check

Como profesionales podremos contar con pruebas de Screening, y con baterías que evalúan de manera integral el lenguaje o pruebas específicas que evalúan algún aspecto del lenguaje4.

Pruebas de Screening

Este tipo de pruebas permiten hacer un barrido rápido del lenguaje evitando el cansancio del paciente. Así nos podemos hacer una idea rápidamente de su estado y empezar a hacer la intervención. Posteriormente podemos planear una evaluación más concisa.

Este test tiene una gran validez y fiabilidad para ver de manera rápida qué elementos del lenguaje necesitan una evaluación más profunda. Está compuesta por 9 subtests, dividas en 4 para la comprensión y 5 para la expresión.

  • Denominación.
  • Repetición.
  • Habla espontánea.
  • Respuestas Si/No.
  • Reconocimiento de objetos.
  • Órdenes verbales.
  • Órdenes escritas.
  • Escritura.
  • Expresión oral.

Permite en menos de tres minutos establecer la severidad de la afasia. Las tareas a seguir son:

  • Realizar dos órdenes simples.
  • Seguir una orden compleja.
  • Repetir tres palabras.
  • Repetir una frase.
  • Nombrar tres objetos comunes.
  • Realizar una tarea de fluidez semántica verbal durante un minuto.
  • El profesional también puntúa la disartria siguiendo el sistema de la escala NIHSS.

Pruebas generales del lenguaje

Es, sin lugar a dudas, la batería de lenguaje más utilizada en la evaluación de las afasias. La prueba evalúa lo siguiente7:

  • Se realiza una escala de severidad.
  • Fluidez del habla.
  • Habla en conversación.
  • Articulación.
  • Comprensión auditiva.
  • Repetición y denominación.
  • Recitado.
  • Lectura y escritura.
  • Además se evalúa el nivel de parafasia.

Sus partes son8:

  • Lenguaje espontáneo.
  • Repetición.
  • Comprensión auditiva.
  • Denominación.
  • Lectura y escritura.
  • Cálculo.
  • Praxias.
  • Además, habilidades visoespaciales y construcción.

Pruebas específicas del lenguaje

Son pruebas estandarizadas que evalúan solo o unos pocos aspectos del lenguaje. Un ejemplo es el siguiente:

Test de denominación de Boston9

Evalúa mostrando al paciente 60 imágenes que van disminuyendo en la frecuencia de uso de la lengua (suele ser más frecuente decir mesa que bisturí por ejemplo), por lo que la dificultad de denominación va en aumento.

Pruebas neuropsicológicas

Este tipo de test nos ayudan, como profesionales, a ver qué tipos de errores cometen los pacientes y, específicamente, cuál es el proceso cerebral que está fallando10.

Este test de rápida aplicación ayuda a establecer el nivel cognitivo mental. Evalúa los siguientes aspectos:

  • Orientación temporal y espacial.
  • Memoria a corto y largo plazo.
  • Atención y cálculo.
  • Lenguaje: denominación, repetición, seguimiento de órdenes, lectura, escritura, copia en un papel de una figura.

Test que consiste en la copia de una imagen con el fin de evaluar la memoria episódica, las habilidades visoespaciales, y praxias.

Tratamiento

El tratamiento logopédico/fonoaudiológico es esencial para el restablecimiento de la comunicación de los pacientes con afasia. Al igual que la evaluación, debe ser eficaz y flexible, es decir, adaptarse también a las necesidades del paciente y sus intereses para así evitar el rechazo a la terapia.

Este tratamiento posee diversos objetivos4:

  • Conservar un nivel mínimo de actividad verbal en la persona: hay que evitar el aislamiento y conseguir que el paciente esté rodeado a estímulos verbales continuamente. Esta continuidad es algo básico y esencial en cualquier recuperación.
  • Conseguir la reeducación del lenguaje.
  • Proporcionarle al paciente estrategias compensatorias del lenguaje.
  • Entrenar a la familia para que sean capaces de establecer una comunicación eficaz.
  • Dar apoyo emocional al paciente, e incluso extender este apoyo a la familia.

La intervención del lenguaje dependerá de cada tipo de afasia y de la sintomalogía, explicada anteriormente, que nos encontremos. En posts que realizaremos a continuación explicaremos más detenidamente la intervención del lenguaje en cada caso de afasia.

Para concluir, debemos hacer mención a la intervención en contextos naturales, donde el terapeuta, en este caso, el logopeda, se desplaza al hogar del paciente e intervienen en situaciones reales (no solo en el hogar, sino también en la calle) alejadas de la práctica clínica. Favoreciendo así la generalización de las habilidades lingüísticas tratadas en un entorno más cómodo para el paciente, y pudiendo implicar al resto de personas implicadas.

Referencias

1. Vendrell JM. Las afasias: semiología y tipos clínicos. Rev Neurol. 2001; 32(10): 980-986.

2. Quintanar-Rojas L. La Escuela Neuropsicológica Americana. Rev Esp NeuroPsi. 2002; 4(1): 53-62.

3. Rodríguez-Vargas F, Solovieva Y, Bonilla-Sánchez MR, Pelayo-González HJ, Quintanar-Rojas L. Rehabilitación neuropsicológica en un caso de afasia semántica. Rev NeuroPsi Lat.2011; 3(2): 39-49.

4. Ardila A. Las afasias. México: Universidad de Guadalajara; 2005.

5. Romero M, Sánchez A, Marín C, Navarro MD, Ferri J, y Noé E. Utilidad clínica de la versión en castellano del Mississippi Aphasia Screening Test (MASTsp): validación en pacientes con ictus. Neurología. 2012; 27(4): 216-224.

6. Azuar C, Leger A, Arbizu C, Henry-Amar F, Chomel-Guillaume S, Samson Y. The Aphasia Rapid Test: an NIHSS-like aphasia test. J Neurol. 2013; 260(8).

7. Goodglass H, Kaplan E. The assessment of aphasia and related disorders. Madrid: Editorial Panamericana; 1996.

8. Kertesz A. Batería de Afasias WESTERN. Valencia: Nau llibres; 2000.

9. Goodglass H, Kaplan E, Weintraub S. Test de denominación de Boston. Madrid: Editorial Panamericana;1983.

10. Cuetos F. Evaluación de las afasias desde la neuropsicología cognitiva. Rev. Chi. de FonoAud. 2003; 4(1): 7-16.

11. Folstein MF, Folstein SE, McHugh PR. Minimental State: A practical method for grading the cognitive stateof patients for the clinician. J. Psychiaf. 1975; 12:189-198.

12. Herreras EB. Test y evaluación neuropsicológica. Rev. chil. neuropsicol. 2009; 4 (2): 78-83.

Artículos sobre afasia

Irene Labra

Irene Labra

Logopeda colegiada nº: 28/1309
Máster en Investigación logopédica en Daño Cerebral y Trastornos Degenerativos
Logopeda en Clínica de rehabilitación Integral

linkedin
Pilar Raigal

Pilar Raigal

Logopeda colegiada nº: 28/0677
Co-Founder & CEO en Heris
Postgrado de Especialización "Introducción a la Neurorehabilitación"
Máster en Intervención Logopédica en Daño Cerebral Adquirido
Máster en Investigación en Cuidados de la Salud
Práctica clínica desde 2014

linkedin