10 ejercicios para el tratamiento para la Afasia de Conducción

🕙 Tiempo de lectura: 6 min.

¿Qué es la afasia de conducción y qué la causa?

Como ya hemos mencionado en anteriores ocasiones, y más profundamente en el nuestra “Guía completa sobre Afasia”; la afasia es un concepto que recoge una serie de trastornos del lenguaje provocados por una lesión en el cerebro.

En concreto, la afasia de conducción o afasia aferente motora, se caracteriza en que la persona presenta habla fluente, pero parafásico, además, la capacidad de repetir está muy afectada. En cuanto a la comprensión del lenguaje es normal o casi normal. Presentan buena organización sintáctica, pero una escritura anormal.[1] Ardila, A. (2014). Aphasia Handbook. Miami: Florida International University. Además, las personas que cursan con este tipo de afasia, presentan pausas en su lenguaje, lo que puede llegar a confundirse con una afasia progresiva primaria (es más característica en las demencias), ya que comparten las numerosas pausas y bloqueos debido a la anomia (afasia anómica).

Podemos mencionar que la causa o las casusas, pueden estar relacionada con la situación de la lesión en el fascículo arqueado, lo que impide la comunicación o la “conducción” entre la expresión y la comprensión, lo que podemos determinar en el área de Broca y el área de Wernicke.[2]Small S L. Pharmacotherapy of aphasia. A critical review. Stroke. 1994; 25:1282-1289

En este tipo de afasia, podemos encontrar anomalías neurológicas como; hemiparesias leves; frecuentes al inicio de la afasia que tienden a desaparecer, problemas en la articulación sin existir una disartria asociada, relacionados a defectos somatosensoriales (hipoestesia, dificultades para localizar estímulos táctiles), apraxia ideomotora segmentaria con dificultades en el campo visual o agnosias visuales.[3]Hashimoto, K., & Uno, A. (2016). Cognitive neuropsychological analysis of differential reading and spelling disorder mechanisms in a patient with aphasia. Neurocase.

Ilustración persona que no puede hablar por afasia

Características

A modo de resumen, podemos decir que las características de la afasia de conducción son:

  • Habla fluente.
  • Comprensión preservada.
  • Repetición muy alterada.
  • Denominación alterada.
  • Presencia de parafasias, sobre todo fonémicas.
  • Buena organización gramatical.
  • Alteración en la lectura en voz alta.
  • Escritura alterada.
  • Ausencia de disartria.
  • Frecuente apraxia ideomotora.

Tratamiento

Como en todos los tratamiento para la afasia, los objetivos son reducir los déficits producidos por el ictus o accidente cerebrovascular. Deberán ser adaptados al caso particular de cada paciente, implicando a la familia y fomentando la motivación por el tratamiento.

Será necesario que el abordaje terapéutico sea llevado a cabo por un/a logopeda o fonoaudiólogo/a, que pueda trabajar de manera multidisciplinar, con apoyo de otros terapeutas como los neuropsicólogos/as, terapeutas ocupacionales, etc.

Como hemos mencionado anteriormente, una de las características de esta afasia es la apraxia verbal. El National Institute on Deafness and Other Communication Disorders (NIDCD) lo define como: “trastorno neurológico que afecta a las vías cerebrales encargadas de programar la secuencia de movimientos necesarios para producir el habla. El cerebro sabe lo que quiere decir, pero no puede planearlo adecuadamente”. Se diferencia de la disartria, ya que no es una debilidad o parálisis de los músculos que intervienen en el habla, sino una incapacidad de secuenciar movimientos.

Por lo tanto, el tratamiento irá muy indicado a solventar la apraxia. Como muestra la ASHA (American Speech- Language- Hearing Association), es necesario trabajar en “re-entrenar” los músculos que intervienen en el habla, realizando ejercicios encaminados a permitir que la persona repita sonidos, practique movimientos y mejore en el ritmo del habla.

En modo genérico, podemos dirigir la terapia logopédica hacia:

Mejorar la repetición y la expresión del lenguaje oral

Para ello, la terapia irá centrada en ejercicios de repetición, tanto de sílabas como de palabras u oraciones, dependiendo del punto de partida del paciente, así como ir realizando ejercicios para la construcción de un lenguaje fluente, solventando la anomia, con buena expresión oral.

Ejercicios de ejemplo:

  • Pedirle al paciente que nombre 3 objetos de la sala.
  • Trabajar por campos semánticos, por ejemplo; frutas. El paciente tendrá que nombrar 5 frutas diferentes.
  • Trabajar sinónimos y antónimos. Por ejemplo; frío- congelado. frío- calor.
  • Dígale palabras al paciente y éste tendrá que explicar qué significa.

Mejorar la expresión escrita:

Ejercicios de ejemplo

  • Muéstrale a la persona un objeto y que escriba lo que ve.
  • Fomentar la escritura espontánea: por ejemplo, que escriba su nombre, qué ha hecho en el día, etc.
  • Como en el apartado anterior, nombrarle una palabra y que éste escriba su significado.
Animación persona escribiendo

Mejorar la comunicación en general

Podemos apoyarnos en los neuropsicólogos, para poder trabajar aspectos como la memoria, la atención, las funciones ejecutivas, etc., que ayudarán a la recuperación de la comunicación.

Ejercicios de ejemplo:

  • Ejercicios para encontrar figuras iguales.
  • Identificación de letras por rastreo visual.
  • Ejercicios de atención conjunta como la lectura de un artículo.

Caso clínico

La terapia inducida en afasia (TRIA) es un método de terapia basado en la recuperación funcional del lenguaje expresivo.

Janeth Hernández y Edna Galindo, en su estudio “Terapia de restricción inducida en afasia: diseño de sujeto único en afasia de conducción”, muestran un caso de un paciente con afasia de conducción, basada su rehabilitación en este tipo de terapia, cuyas características eran: comprensión de lenguaje parcialmente preservado, defecto severo en la repetición de frases, lenguaje espontáneo preservado, dificultades en la lectura oral, prosodia y articulación conservadas.

Areas trabajadas

  • Evocación de palabras , para evitar parafasias literales y fonémicas.
  • Denominación de objetos por confrontación visual.
  • Trabajo para evitar neologísmos y agramatismo, ya que el paciente estaba evolucionando a una afasia de Wernicke.

Resultados

La evolución del paciente se pudo ver a partir de la quinta sesión, con una mejora diaria de un 13,5%. La longitud de las frases aumentaron de un 25% a un 80%. Mejoró en la línea melódica de sus emisiones. En el habla conversacional mejoró de un 40% a un 70%. Mejoró en la denominación.

Por tanto, los resultados de este diseño único, muestra el favorable efecto de la TRIA.

Logopeda colegiada nº: 28/0677

Co-Founder & CEO en Heris

Postgrado de Especialización "Introducción a la Neurorehabilitación"

Máster en Intervención Logopédica en Daño Cerebral Adquirido.

Máster en Investigación en Cuidados de la Salud.

Máster of Business Administration.

Práctica clínica desde 2014

Bibliografía

Bibliografía
1 Ardila, A. (2014). Aphasia Handbook. Miami: Florida International University
2Small S L. Pharmacotherapy of aphasia. A critical review. Stroke. 1994; 25:1282-1289
3Hashimoto, K., & Uno, A. (2016). Cognitive neuropsychological analysis of differential reading and spelling disorder mechanisms in a patient with aphasia. Neurocase

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos novedades y los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.