El abordaje de la enfermería en pacientes afásicos

🕙 Tiempo de lectura: 7 min.

Resumen:  Entre un 21-38% de las personas que sufren un Ictus cursan con Afasia. Es necesario que la intervención multidisciplinar sea adaptada a estos pacientes, haciendo especial énfasis en los profesionales de la enfermería. Los enfermeros/as están en contacto con los pacientes desde la fase más aguda hasta el alta hospitalaria. Por ello, es de vital importancia que sepan manejar los problemas comunicativos de los afásicos evitando frustraciones, el aislamiento comunicativo, mejorando la motivación, rehabilitación y la intención comunicativa.

Palabras clave:  Afasia, Enfermería, Logopedia, Rehabilitación, Equipo Multidisciplinar.

Los profesionales de la enfermería, como profesionales de la salud, deben tener un conocimiento mínimo de las bases neurofisiológicas del lenguaje y de los problemas comunicativos para su correcta intervención con el paciente, ya que muchos de ellos presentan alteraciones en el lenguaje y se atienden a diario en el entorno de la enfermería.1

Aproximadamente, entre el 21%- 38% de los pacientes que sufren un Ictus, ven alterada su capacidad de lenguaje expresiva y/o comprensiva.2 Estas alteraciones se engloban en el término Afasia, entendiendo ésta como; la pérdida total o parcial en la formulación y comprensión del lenguaje, que son secundarios al daño cerebral adquirido.1

Estos datos alarmantes pueden extrapolarse a Europa o a Estados Unidos, donde, en este último, hay cerca de un millón de pacientes que presentan afasia.3 Se refleja así la importancia que tiene el abordaje de estos pacientes por parte de distintos profesionales implicados en la rehabilitación del daño cerebral como los logopedas, haciendo especial énfasis, en los profesionales de enfermería ya que trabajan en las distintas áreas de urgencias, UCI o de planta.4

La intervención por parte de estos profesionales va desde que el paciente sufre un Accidente cerebrovascular (ACV) o un Accidente Isquémico Transitorio (AIT), hasta su alta médica. En todo este camino, hay que tener presente las dificultades en la comunicación y los problemas que pueden derivarse a raíz de una intubación.5

La valoración de los pacientes que han sufrido un ACV es el primer punto en el proceso de atención de enfermería y constituye la base para el diagnóstico, ya que va enfocada a cualquier anomalía funcional del paciente. Hay que tener muy presente siempre la parte de valoración por parte de los logopedas, para ayudar al ámbito enfermero, ya que el lenguaje constituye el instrumento a través del cual podemos interactuar con el entorno 2 y ayudará, por lo tanto, a las personas que estén hospitalizadas a comprender la situación que están viviendo. Además, se destaca la importancia de la evaluación de la deglución para conocer posibles disfagias y conseguir que sus acciones deglutorias sean eficaces y seguras.4

Si nos basamos en la evidencia científica, se puede afirmar que la estimulación del lenguaje en pacientes afásicos, incluyendo a pacientes que están intubados, tiene un impacto muy relevante en el confort de los profesionales de la enfermería, ya que facilitará la comunicación a posteriori 5.  Hay que recordar que no todas las Afasia son iguales, ni cursan con las mismas dificultades, por lo que es importante contar con el papel de los profesionales de la logopedia para ser guiados en todo momento, y dar una atención a los pacientes más eficaz.

En el año 2012, desde la Universidad de Málaga 4, se intentó dar solución al desconocimiento por parte de enfermeros/as para poder tratar con pacientes afásicos y se realizó un estudio donde se publicaban una serie de pautas genéricas, sin ser adaptadas a los tipos de Afasias, para que pudiesen enfrentarse a estos problemas comunicativos. Algunas de ellas son:

  • Comprobar que el paciente comprende la información recibida antes de introducir una nueva.  Decir palabras básicas y tratar al enfermo como un adulto, con tono y timbre normal.6
  • Usar oraciones que no presenten dificultades sintácticas, que sean simples y en medida de lo posible que sigan la estructura “sujeto + verbo + complemento”, sin olvidar que las palabras más frecuentes y relacionadas con la vida del paciente (familia, trabajo, hobbies) son entendidas con menor dificultad.7
  • La velocidad del discurso que emitamos debe ser menor a lo habitual y con pausas marcadas, dejando el tiempo necesario al paciente para elaborar una contestación.8
  • Hay que basarse en conversaciones que potencien la autoestima y evitar acciones que desarrollen negatividad de cara al aprendizaje y/o relaciones.9
  • Los profesionales de enfermería deben reaccionar ante las muestras de expectativas generadas por una palabra, pero a su vez, teniendo en cuenta que el exceso de rectificaciones dificulta la comunicación y comprensión del discurso. 9
  • Es interesante organizar una rutina diaria con el paciente para poder anticiparles a las acciones y evitar la fatiga cognitiva.
  • Informar al paciente de todos los estímulos que percibe, bien por vía visual, auditiva o táctil. Sería interesante que estos pacientes pudiesen acceder a un Sistema Alternativo/Aumentativo de Comunicación (SAAC) para que pudiese apoyar su comunicación, evitando frustraciones y el aislamiento comunicativo.9
Gif chica señalando hacia arriba

Discusión

Desde la enfermería se ven obligados a buscar bibliografía para poder dar soporte a los problemas de comunicación que se encuentran en multitud de pacientes, hallando pocos resultados.  Además, se destaca que la calidad de los cuidados que se prestan desde los profesionales de enfermería, depende en muchos casos, del conocimiento que se tenga sobre el tema.

La escased de artículos que relacionan los problemas en la comunicación y en la deglución, y la enfermería, sobre todo en español, hace patente la necesidad de investigar sobre ello y ayudar dando pautas o realizando protocolos de actuación o pautas de apoyo por parte de los profesionales de la logopedia, para mejorar la comunicación con los pacientes afásicos, ofreciendo herramientas que puedan ayudarles a superar las barreras comunicativas que se encuentren, como serían los SAACs. Hay que destacar que la intervención propiamente dicha debe ser dada por los logopedas y los enfermeros/as actuar como profesionales que apoyen esa rehabilitación, ya que los logopedas son expertos en comunicación y lenguaje, y de esta forma se creará un entorno colaborativo.

Ilustración que refleja el concepto colaborar

Es de vital importancia que los enfermeros/as tengan conocimientos básicos sobre los problemas comunicativos de los afásicos para favorecer que se reduzcan frustraciones y el aislamiento comunicativo, mejorando la motivación, la rehabilitación logopédica y la intención comunicativa, colaborando así en la mejora de la calidad de vida de los pacientes hospitalizados hasta su alta. Se resalta así, la necesidad e importancia de la colaboración con los logopedas, para poder lograrlo de manera eficaz y eficiente.

Referencias

1. C Smetzer S., Bare B. Tratado de Enfermería Médico- Quirúrgica.  2020. Madrid Vol. 2. 9º Ed.

2. Martín W., Sicilia I. La afasia. Características comunicativas para la intervención enfermera. Rev. Enfermería. 2012; 6 (3).

3. National Institute of Neurological Disorders and Stroke (NINDS). 2010. Disponible en: http:// espanol.ninds.nih.gov/trastornos/ apoplejia_rehabilitacion.htm

4. Campos A.D., Campos L.D. Abordaje de Enfermería al paciente afásico en urgencia. Rev. Paginas en ferurg. 2012; 3 (12).

5. Bermejo B., Casasnovas P., Doménech P., Pedrós T. Evaluación de un lenguaje aumentativo para enfermos intubados o traqueostomizados. Enfermería Clínica. 1999; 9 (6): 238-244.

6. Lewis S., Heitkemper M., Dirksen S. Enfermería Médicoquirúrgica. Valoración y cuidados de problemas clínicos. 2004. Vol. 2. 6º Ed. Madrid. Elsservier.

7. Pérez A.L. Rehabilitación de la alteración semántica en daño cerebral adquirido: caso clínico. Rev. Logopedia, foniatría y audiología. 2010; 30 (2): 106-111.

8. Cortés S.F. Problemas neurológicos. 1992. 1º Ed. Masson. Barcelona.

9. Castejón L., Cuetos F. La rehabilitación de la anomia desde una perspectiva multidimensional. Rev. Logopedia, foniatría y audiología. 2006; 26 (2): 101- 114.

Paloma Coronel

Enfermera en el Servicio de Cirugía General, Torácica y Urología en el Hospital Clínico San Carlos de Madrid.

Grado en Enfermería por la Universidad de Huelva.

Máster en Investigación en Cuidados de la Salud por la Universidad Complutense de Madrid.

Experta en Formación Sanitaria.

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.