¿Cómo comunicarse con una persona con afasia? 15 técnicas

🕙 Tiempo de lectura: 12 min.

Hoy hablaremos de algo muy importante, algo que es esencial para todas aquellas personas (profesionales, familiares, amigos…) que rodean a una persona afásica, y es la manera que tenemos de comunicarnos con ella.

Pero primero de todo, ¿qué es la afasia?

La afasia es un trastorno del lenguaje ocasionado por una lesión cerebral en una persona que previamente podía hablar con normalidad, y afecta a todas las modalidades lingüísticas (expresión, comprensión, escritura, lectura…) 1. Entre el 25-40% de los casos de ictus, cursan con este tipo de trastorno.

Por lo que, antes de pasar a una lista de técnicas y consejos sobre la comunicación con personas que sufren este trastorno, vamos a observar una breve clasificación de los que nos podemos encontrar:

  • En expresión verbal¹: reducción en mayor o menor medida del lenguaje, disartria, agramatismo, anomia, parafasias, disintaxis, perseveraciones, ecolalia.
  • En comprensión oral¹: alteraciones relacionadas con la capacidad auditiva y la integración de los sonidos a nivel cerebral, o por la dificultad en la comprensión sintáctico-gramatical del lenguaje.

Pero aún hay más…podemos agrupar estas dificultades en distintos tipos de afasias para hacernos una idea general, siempre teniendo en cuenta que es un resumen muy simple y que hay muchos tipos y subtipos, y no todos los pacientes cursarán con los mismos síntomas:

  1. Afasia motora: conocida como afasia de Broca, donde hay gran afectación de la expresión (no fluente), y la comprensión, en comparación, está mejor.
  2. Afasia sensitiva: o afasia de Wernicke, donde la articulación es fluente, pero con muchas parafasias, y hay muy mala comprensión.
  3. Afasia global: grave afectación tanto de funciones expresivas como receptivas.
  4. Afasia anómica: alteración de las capacidades para denominar (anomia).

¿Qué podemos hacer para facilitar la comunicación?

TÉCNICAS Y CONSEJOS

Os presentamos una serie ayudas para que la comunicación bidireccional sea lo más placentera posible 2:

Buscar el entorno más propicio para la interacción

Reduciendo al mínimo o eliminando el ruido de fondo. El objetivo es que la atención no se vea afectada, y el paciente no esté agobiado con tanto estímulos auditivos a la vez.

Ejemplo: Estamos en casa intentando comunicarnos con una persona que tiene este problema pero antes de empezar tratamos de llevarles a la cocina porque es el sitio donde menos ruido de la calle se escucha y donde menos entran los niños de la familia.

Mirar a la cara de la persona y hacer que mire a quien le habla

Debemos tratar que la atención esté focalizada en la comunicación, por lo que mantener el contacto ocular se convierte en algo esencial.

Ejemplo: Lo más conveniente es colocarnos a su misma altura sentándonos en frente, para evitar las posiciones incómodas y las hiperextensiones de cuello tanto hacia arriba como hacia los lados.

Hablar de manera clara

Podemos hablar de modo lento y articulando bien, sin exagerar ni aumentar el volumen de la voz, para que la inteligibilidad del habla se vea reforzada.

Utilizar frases sencillas

Podemos reducir la longitud de las frases dividiéndolas en frases más cortas o haciendo pausas frecuentemente. También podemos poner énfasis en las palabras claves. Así favorecemos la comprensión por parte del paciente.

Ejemplo: En vez de decir: ¿puedes coger la cuchara para comer el yogurt? Decimos: Coge la cuchara… Sí, la cuchara… Para tomar el yogurt. 

Hablar del ambiente próximo

Conversar de temas concretos, objetos cercanos y personas familiares. La intención es que la comunicación sea más fácil. Utilizar el lenguaje cotidiano o cercano al hablar de cosas que forman o formaban parte de su vida diaria, que se puedan ver, y sobre gente que es cercana.

Ejemplo: Siempre podemos aprovechar las horas de las comidas para trabajar el vocabulario, si hay sopa para comer, preguntarle qué cubierto necesita para tal fin. También, podemos trabajar con sus aficiones pasadas, ya que resultará un recuerdo agradable y el lenguaje le será más fácil. Pongamos por caso, que siempre ha tenido afición por los coches, en ese caso, apoyándonos con imágenes, intentar entablar una conversación sobre este tema.

Si no entiende

No tengamos miedo de repetir varias veces las ideas importantes o las frases. Si al final no conseguimos que lo entienda, podemos recurrir a escribir lo que queremos decirle, aunque sea una sola palabra, mostrarle un pictograma o una imagen real.

Debemos comprobar

Es necesario cerciorarse de que la persona comprende lo que se le ha dicho antes de introducir nueva información. Porque si no, podemos provocar una saturación de información, y en consecuencia que se agobie. Tenemos que hacer que la comunicación sea placentera, no todo lo contrario.

Ejemplo: Una buena manera de preguntar es diciendo: ¿Me he explicado bien? En vez de preguntar: ¿Me has entendido? Es una forma en la que estamos cargando la responsabilidad en nosotros, y no en quien tiene que comprender, y hace que la persona se sienta más cómoda. 

Dar tiempo 

Dejar que hable y darle un margen de tiempo razonable para que responda. Se ha de tener en cuenta que una persona con afasia mostrará una lentificación del tiempo de reacción y una fatigabilidad más rápida 1. Es decir, muchas veces su falta de respuesta ante una pregunta nuestra no será por una comprensión deficitaria, sino porque todavía está organizando su respuesta o porque está cansado.

Preguntas sencillas

Lo más adecuado es hacer preguntas que se puedan responder de manera breve para evitar el agotamiento y la turbación debido a que no encuentre la manera de expresarse. 

Ejemplo: Preguntas en las que deba elegir entre dos o tres opciones: ¿prefieres queso o yogurt? O preguntas de sí y no. Y siempre teniendo en cuenta que puede necesitar un apoyo visual, como la escritura, una imagen, o los objetos en sí.

Animarle en todos sus esfuerzos 

Los pequeños logros deben aceptarse como grandes. Las pequeñas cosas se irán transformando en grandes conforme pase el tiempo, si su entorno está allí para que se dé cuenta de que todo no ha acabado y está evolucionando.

Ejemplo: El simple hecho de que digan hola y adiós, que nombren a alguien, que cuenten hasta tres, que cojan el tenedor… Podemos decirle: ¡Genial! ¡Lo has conseguido! Estoy orgulloso. Mostrarle que el paciente debe sentirse orgulloso por lo que acaba de conseguir también es importante.

Usar diferentes formas de comunicar

Pero siempre aprovechando las habilidades del sujeto y teniendo en cuenta las limitaciones que padece a raíz del accidente. La comunicación no es solo hablar, los humanos tenemos muchas maneras de expresarnos y hay que exprimirlas al máximo. Es importante aquí destacar el papel de los Sistemas Alternativos/Aumentativos de Comunicación (SAACs) para apoyar nuestro mensaje y, facilitarle la comprensión y la comunicación.

Ejemplo: Expresión facial, gestos y signos, objetos, fotografías, dibujar, escribir…2,3

La persona debe tomarse su tiempo

Si quiere hacer llamadas telefónicas o hablar con alguien que esté seguro de que tiene tiempo suficiente para no agobiarse 3.

Reforzarle que no tenga miedo 

Debe mostrarle a la gente qué métodos funcionan mejor para comunicarse con él (fotos, escritura, frases cortas, uso de un SAAC)3. Aquí entra en juego su aceptación y que no debe de tener vergüenza de lo que le ha pasado.

La persona debe estar calmada

Y centrarse en una sola idea cuando habla 3. Aquí volvemos a tocar el tema de la atención, necesitamos que esté centrado para que pueda expresarse. Si recibe muchos estímulos, no se centra en lo que quiere decir o quiere decir muchas cosas, y no encuentra la manera de decirlo, solo va a conseguir angustiarse, lo que provocará que su capacidad de comunicación se vea más perjudicada.

Ejemplo: Aunque suene contradictorio, no debemos decirle que se calme, lo único que podemos conseguir con esto es que se angustie más. Siempre le podemos ayudar a que focalice la atención en un tema concreto y evitar así que se disperse. Con esto volvemos a observar la necesidad que tiene el paciente de encontrar un apoyo constante que le guíe en su camino.

Si no encuentra los nombres de las cosas (anomia) 

Podemos servirles de guía. Conduciendo su comunicación, para que les sea más sencillo conseguir que expresen sus ideas.

Ejemplo: Si no sabemos de lo que habla pues le podemos preguntar ¿es un animal, un objeto…?. Podemos animarle a que intente describirlo, para qué sirve, cómo se utiliza… . O, en el caso de que pueda, animarle a que intente describirlo con gestos, como por ejemplo, el movimiento de lavarse los dientes para intentar decir cepillo de dientes. Al mismo tiempo, si sabemos qué es lo que quiere decir, podemos guiarle con frases que acaben con la palabra que quiere decir: Para apoyar la cabeza mientras duermo utilizo la… También ayudarle con la primera sílaba de la palabra que no encuentra.

Y… ¿qué no deberíamos hacer?

FEDACE (Federación Española de Daño Cerebral) ha creado una guía para las familias que es realmente completa y puede ser una gran ayuda. En ella encontramos mucha información, como, por ejemplo, ciertos errores que podemos cometer tanto los profesionales como los allegados de la personas con afasia:

Hablarle como un niño

Es un adulto, háblale como tal. Se debe utilizar una comunicación sencilla, pero sin caer en lo infantil. 

Sobreestimulación

Hablarle todos a la vez o con mucho ruido de fondo (televisión, música…).

No cerciorarnos de que nos está prestando atención

Podemos con preguntas sencillas de sí y no, y manteniendo el contacto ocular, comprobar que está atendiendo.

No darle tiempo para hablar y responder

Debemos recordar que este tipo de pacientes sufren un enlentecimiento en el procesamiento de información y debemos ser pacientes.

No insistir demasiado 

Si no le entendemos para evitar la frustración 2, aquí debemos darle nuestro apoyo e intentar que el mismo busque otras maneras de expresar lo que quiere. Puede apoyarse de elementos, o intentar decirlo de otra manera.

No debemos obligarle a que se comunique a través del habla

No hay que señalar todos sus errores y corregirle constantemente. Todas las palabras no tienen que ser pronunciadas a la perfección. No obstante, poco a poco, se puede ir mostrando la forma correcta, pero sin decir, por ejemplo: ¡No se dice así! ¡Lo estás diciendo mal!

Evitar la sobreprotección 

Debemos estimular su comunicación y no cortarles las alas. Ellos deben ver que son capaces, y no sentirse inválido por lo actos de su contexto.

No ignorarle en una conversación en grupo

Debemos implicarle, para que se sienta realizado y capaz. Que su autoestima mejore y que observe que todos sus conocidos están allí para apoyarle y para escuchar lo que tenga que decir.

No incluirle en las decisiones del hogar

Que le cueste expresarse no quiere decir que no pueda pensar ni que no tenga derecho a opinar.

Para intentar evitar caer en estos errores, vemos importante reflejar un tipo de apoyo, que es realmente efectivo y va a ayudar a la persona con afasia a reducir su aislamiento comunicativo y mejorar significativamente sus interacciones con el entorno, y su estado anímico.

¡Si! hablamos de los Sistemas Alternativos o Aumentativos de Comunicación, que hemos ido mencionando a lo largo de este post. Expliquemos que consiste este tipo de comunicación:

Comunicación alternativa y/o aumentativa.

Como refleja la ASHA4 estos sistemas incluyen todas las modalidades de comunicación, y no solo el habla. Estos pueden ser sin ayuda (gestos, lenguaje corporal…) o con ayuda (aparatos electrónico que cuentan con salida de voz). Estos últimos suelen ser los más eficaces, debido a que cuentan con letras, palabras y frases y una variedad de símbolos y/o pictogramas que apoyan realmente a la comunicación.

 Sistema Alternativo/Aumentativo de Comunicación

A la hora de realizar la rehabilitación , el logopeda valorará si el paciente puede favorecerse de un SAAC y qué tipo será el más adecuado para su caso. Además, se ha demostrado que ayudan a los familiares y personas más cercanas, para que puedan entender a la persona con afasia, y ésta sentirse mejor . Al mismo tiempo, el resto de profesionales también se pueden ver beneficiados del uso de estos sistemas (imaginemos un fisioterapeuta, un neuropsicólogo, o a un terapeuta ocupacional haciendo malabares para poder comunicarse como buenamente puede…).

Los objetivos de los SAAC son2:

  • Pedir lo que necesita.
  • Iniciar interacciones comunicativas.
  • Introducir temas de conversación y mantener, así como terminar las interacciones cuando sea pertinente.
  • Proporcionar y compartir información.

Referencias

1. Vendrell JM. Las afasias: semiología y tipos clínicos. Rev Neurol. 2001; 32(10): 980-986.

2. Martín-Dorta W, Sicilia-Sosvilla I. La afasia. Características comunicativas para la intervención enfermera. ENE. Revista de Enfermería. Dic 2012; 6(3).

3. Page S. Guide to Living With Aphasia. Archives of Physical Medicine and Rehabilitation. 2013; 94: 1643-4.

4. American Speech- Language- Hearing Association. Disorders and Diseases. Augmentative and Alternative Communication (AAC).

Logopeda colegiada nº: 28/1309

Máster en Investigación logopédica en Daño Cerebral y Trastornos Degenerativos.

Logopeda en Clínica de rehabilitación Integral

Logopeda colegiada nº: 28/0677

Co-Founder & CEO en Heris

Postgrado de Especialización "Introducción a la Neurorehabilitación"

Máster en Intervención Logopédica en Daño Cerebral Adquirido.

Máster en Investigación en Cuidados de la Salud.

Máster of Business Administration.

Práctica clínica desde 2014

Categorías Afasia

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.