10 consejos para las alucinaciones después de un ACV

🕙 Tiempo de lectura: 10 min.

Según la Organización Mundial de la Salud el accidente cerebrovascular (ACV) o Stroke o Enfermedad cerebrovascular (ECV), es la segunda causa de muerte a nivel mundial.

Recordemos que el ACV está definido como la interrupción del flujo sanguíneo a nivel cerebral, pudiéndose dar de tres formas diferentes:

  • ACV Isquémico: se produce en el 80% de los casos.
  • ACV Hemorrágico: se da en un 15% de los casos.
  • ACV debido a otras causas: se da en el 5% restante de los casos.

Entre las secuelas más frecuentes, podemos observar:

  • Alteraciones motoras y sensitivas: hemiplejía (pérdida del movimiento de la mitad del cuerpo) con alteraciones en la sensibilidad.
  • Alteraciones en la vista: a veces, se produce una pérdida de visión de la mitad del campo visual, denominada hemianopsia.
  • Dolor: puede provocar una sensación de quemazón o pinchazo que empeora con el tacto, el agua o los movimientos.
  • Espasticidad: o rigidez muscular y pérdida del control del movimiento.
  • Trastornos en el lenguaje: patologías como la Afasia. También pueden darse alteraciones en el habla, asociándolos a problemas emocionales por la falta de reconocimiento de la misma. (Pérdida de la identidad personal, por el cambio vocal, después del Daño Cerebral Adquirido)

Sin embargos, existen menos estudios o menor información sobre las alteraciones a nivel comportamental, es decir, alteraciones de la conducta, alteraciones emocionales, alteraciones afectivas, etc.

No es hasta 1997, cuando Robinson [1] Robinson R G. Neuropsychiatric Consequences of Stroke. Annu Rev Med 1997; 48:217-29 publicó “Manifestaciones Neuropsiquiátricas de los ACVs” reflejando que tras el ACV podrían darse cuadros de depresión, ansiedad, manías, apatía y de labilidad emocional.

Posterior a esta fecha, se ha ido mostrando que con frecuencia suelen darse alteraciones de la personalidad [2] Stone J, Townend E, Kwan J, Haga K, Dennis MS, Sharpe M. Personality change after stroke: some preliminary observations. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2004; 75: 1708-13 y trastornos de carácter depresivo. [3] Bogousslavsky J, Caplan L. eds. Stroke syndromes. Cambridge: Cambridge University Press; 2001, además de otros trastornos más estudiados como la negligencia, problemas de memoria o amnesia [4] Ferro JM. Hyperacute cognitive stroke syndromes. J Neurol 2001; 248: 841-9.

Se deben realizar estudios que reflejen las relación entre la psicopatología y los accidentes cerebrovasculares, para poder conseguir una correcta identificación de los síntomas y con ello, una mejor actuación terapéutica.

Secuelas psicopatológicas

Hay que destacar que las secuelas psicopatológicas suelen aparecer de manera común, entorno a un 50% de los casos de personas que han sufrido un Accidente Cerebrovascular.

SíntomasPrevalenciaAsociaciones
Depresión mayor20 %Lóbulo frontal, distancia al polo frontal
Depresión menor10-40 %Regiones parietoocipitales derecha e izquierda
Trastorno afectivo orgánico del hemisferio derecho10-20 %Regiones parietales derechas
Deterioro cognitivoHasta 50%Regiones corticales y subcorticales
Delirium15%Lóbulo frontal, tálamo y lesiones hemorrágicas
Manía1-5%Lóbulo frontal
Ansiedad25-50%Tálamo
Apatía10-20%Circuitos frontosubcorticales
Irritabilidad y conductas agresivasHasta 25%Lesiones anteriores izquierdas
Fatiga25-50%Lesiones infratentoriales
Labilidad emocional15-40%Corteza frontal, tronco encefálico
Reacciones catastróficas60% (en pacientes afásicos)Afasia, lesiones anteriores
Síntomas psicóticos1-2%Lesiones occipitales, áreas de asociación visual
Anosognosia y falta de insight5-10%Hemisferio derecho

Tabla: Principales síntomas neuropsiquiátricos asociados a los accidentes cerebrovasculares. [5]Aguilar H, Olivera J, Benabarre S, Pelegrín C. Psicopatología del accidente cerebrovascular: el estado de la cuestión. Psicogeriatría 2009; 1:23-35

En la tabla anterior, podemos observar una serie de secuelas a nivel psicopatológico, pero vamos a centrarnos en los síntomas psicóticos o alucinaciones.

Ilustración persona con alucinaciones

Secuelas psicóticas o alucinaciones

Se estima que su prevalencia se encuentra en un porcentaje bastante bajo (entre el 1 y el 2%) [6]Rabins PV, Strarkstein SE, Robinson RG. Risk factors for developing atypical (schizophreniform) psychosis following stroke. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 1991; 3: 6-9.

No se puede asegurar un tiempo determinado que tardan en desaparecer este tipo de síntomas, pero si hay datos que muestran que van disminuyendo o incluso superándose, después de los seis primeros meses desde el accidente. [7] Mitchell A. Cerebrovascular disease. Neuropsychiatry and behavioral neurology explained. Edinburgh: Saunders; 2004. p. 99-112.

La psicosis post- ACV está definida como un Síndrome de esquizofrenia o psicosis esquizofreniforme con presencia de alucinaciones, ya sean de alucinaciones visuales o alucinaciones auditivas.  En algunas ocasiones, vienen acompañadas de delirios. [8]Aguilar H, Olivera J, Benabarre S, Pelegrín C. Psicopatología del accidente cerebrovascular: el estado de la cuestión. Psicogeriatría 2009; 1:23-35

¿Por qué ocurren las alucinaciones?

Los pacientes que suelen manifestar este tipo de secuelas, suelen tener déficits motores graves acompañados de negligencias visuales severas [9] Robinson RG. The clinical neuropsychiatry of stroke: cognitive, behavioral and emotrional disorders following vascular brain injury. 2 ed. Cambridge: Cambrigge University Press; 2006. Los pacientes con hemianopsia (déficit de visión en el campo visual contralateral a la lesión), presentan alucinaciones en el campo visual afectado [10] Bar KJ, Gaser C, Nenadic I, Sauer H. Transient activation of a somatosensory area in painful hallucinations shown by fMRI. Neiroreport 2002; 13: 805-8..

Por lo tanto, los factores de riesgo para poder padecer este tipo de secuelas son: la edad avanzada y lesiones degenerativas previas (y de la bilateralidad de las lesiones). Si lo analizamos desde la anatomía, las alucinaciones o psicosis, se asocian a lesiones producidas en el hemisferio derecho, haciendo especial hincapié en la zona temporo-parieto-occipital, fronto – parietal y en el tálamo [11] Carota A, Staub F, Bogousslavsky J. Emotions, behaviours and mood changes in stroke. Curr Opin Neurol 2002; 15: 57-69.

Los pacientes que experimentan este tipo de alucinaciones suelen experimentar:

  • Alucinaciones de tipo confabulatorio y celotípicas: estas se asocian al hemisferio derecho, especialmente relacionado con el lóbulo frontal.
  • Paramnesia: alteración de la memoria, alterando el recuerdo del sentido de las palabras.
  • Síndrome de Capgras: se caracteriza por el delirio que presenta el paciente creyendo que su familiar o persona cercana ha sido reemplazado por un impostor que es igual físicamente.
  • Síndrome de Frégoli: se define como la creencia de una persona en que las personas que les rodean están disfrazadas.

Además de las alucinaciones, como se refleja en el Manual MSD, también podemos encontrar trastornos convulsivos dadas a las alteraciones periódicas de la actividad eléctrica cerebral derivado del accidente cerebrovascular. La función del cerebro se desarrolla a través de impulsos eléctricos, y cuando se altera ésta actividad, se producen convulsiones. No son casos aislados, se estima que cerca del 2% de la población adulta, sufren convulsiones en algún momento de su vida.

Las crisis convulsivas puede ser de dos tipos:

  1. Epilépticas: es la más común en los trastornos cerebrales como el accidente cerebrovascular (ACV) o tumores. En estos casos se suele llamar epilepsia sintomática.
  2. No epilépticas: son provocadas por un trastorno pasajero como una infección o un traumatismo craneoencefálico (TCE).

En el caso de los ACV las causas más comunes por las que suceden las alucinaciones, suelen ser:

  • Epilepsia: ya que involucra al lóbulo frontal.
  • El ACV en sí.
  • Delirio o demencia, sobre todo en las alucinaciones visuales.

¿Cuánto tiempo tardan en desaparecer?

No se ha determinado un tiempo concreto para la recuperación y desaparición de las alucinaciones en estas patologías. El tiempo dependerá del tipo de persona, el daño cerebral con el que cursa, el tipo de alucinación (visual, auditiva, olfativa, gustativa, somáticas, táctiles, etc.).

Al tener una prevalencia baja, no se han llevado a cabo suficientes estudios para concluir un tiempo determinado para la desaparición de estos síntomas.

¿Cómo paliar las alucinaciones?

Tal y como reflejan NEWS Medical, se pueden tomar ciertas decisiones para prevenir o reducir la alucinación, aunque estas acciones siempre deben ser descritas por un psicólogo o un psiquiatra.

Algunos de las acciones que muestran, son:

  • Gestión del estrés, llevar una vida saludable, y regular el sueño.
  • Eliminar cualquier tipo de sustancia alucinógenas. Eliminar el consumo excesivo de alcohol.
  • Estrategias socioculturales: la educación tanto para pacientes, como para familiares, así como el asesoramiento, puede ayudar a manejar la alucinación.
  • Medicaciones antipsicóticas: como el haloperidol, el risperidone o el olanzapine.

Consejos para pacientes

Es necesario mencionar que los consejos tanto para pacientes como familiares, deben ser dados por un profesional que se encargue de este tipo de patologías. Reforzamos esta idea, sobre todo, en los consejos para pacientes.

Desde Heris, simplemente mencionamos una serie de estrategias o consejos básicos e inespecíficos a un caso concreto. [12]Wright J.H. et al. Cognitive-behaviour Therapy for Severe Mental Illness An Illustrated Guide Kingdom. 2009

Animación: chico señalando el párrafo anterior.

Algunos de los ejercicios que se proponen para los pacientes, son:

  1. Distracción: podemos conseguir distraernos de maneras diferentes; escuchando música, pintando, dando un paseo, hablando con un amigos, haciendo ejercicio, viendo la televisión….
  2. Focalización: el consejo principal es trabajar este área con un profesional, responder racionalmente al contenido de las voces, recordarte a ti mismo que nadie más puede oír las voces, acordarse de tomar la medicación…
  3. Estrategias metacognitivas: utilizar técnicas focalizadas, ser asertivo contigo mismo, utilizar anotaciones positivas para rebatir las creencias negativas, hacer una lista de tus logros, amistades, etc.

Consejos para familiares

En los Espacios Colaborativo del Imserso, nos muestran una serie de consejos para poder manejar las alucinaciones. No son específicas en personas con ACV, pero nos pueden servir de ayuda:

  1. Mantener la calma: es necesario estar tranquilo. Si las alucinaciones no suponen un problema en cuanto a la integridad física, es mejor no intervenir. Para ello está el paso número 2.
  2. Buscar asesoramiento profesional o informe a su médico: es importante contactar con un profesional para que pueda valorar y recomendar un tratamiento, si fuese necesario.
  3. Examinar a esa persona y no discutas sobre la alucinación: observa a tu familiar para comprobar si las alucinaciones son un problema para el o ella, o es un problema para ti o tu familia. Si le producen mucha angustia, o suponen acciones peligrosas, etc.
  4. Ofrecer apoyo: es recomendable utilizar palabras de ánimo para que tu familiar sepa que puede contar contigo. “Sé que estás preocupado” o “estoy aquí”, son buenos ejemplos. Puedes tratar de calmarle con gestos de cariño o con un tono de voz suave.
  5. Distraer a esa persona: la distracción puede llegar a ser bastante útil en los casos de alucinaciones. Por ejemplo: cuando empieza el episodio de alucinación, pedirle que te acompañe al salón, o que te ayude a hacer la cama, que elija una canción concreta, etc. Cualquier actividad que conozcas que puede distraerle o llamar su atención.
  6. Ser sincero: si tu familiar te pregunta algo sobre las alucinaciones, es mejor responder de manera sincera, y explicarle lo que sucede. Es importante no seguirle la corriente ni darle la razón sobre las alucinaciones, ya que si lo haces, conseguirás reforzar la idea y le ayudas a que vuelva a aparecer y se mantenga en el tiempo.
  7. Cambiar el entorno: puedes cambiar objetos o la iluminación para conseguir “disminuir” las alucinaciones. Por ejemplo, si la persona ve a alguien en el espejo, puedes tapar o directamente quitar este objeto, evitando así ese caso.

Logopeda colegiada nº: 28/0677

Co-Founder & CEO en Heris

Postgrado de Especialización "Introducción a la Neurorehabilitación"

Máster en Intervención Logopédica en Daño Cerebral Adquirido.

Máster en Investigación en Cuidados de la Salud.

Máster of Business Administration.

Práctica clínica desde 2014

Marcos Altable

Neurólogo colegiado nº: 513905553

Fundador y director de Neuroceuta.

Máster en Neurología.

Máster Experto en Neuropsicología.

Máster en Neurología Pediátrica y del Neurodesarrollo.

Especialista en Neurología, Eco- Doppler carotídeo,  Electroencefalograma y Neurofisiología Clínica.

Understanding the Brain: The Neurobiology of Everyday Life (University of Chicago)

Práctica clínica desde hace más de 20 años.

Bibliografía

Bibliografía
1 Robinson R G. Neuropsychiatric Consequences of Stroke. Annu Rev Med 1997; 48:217-29
2 Stone J, Townend E, Kwan J, Haga K, Dennis MS, Sharpe M. Personality change after stroke: some preliminary observations. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2004; 75: 1708-13
3 Bogousslavsky J, Caplan L. eds. Stroke syndromes. Cambridge: Cambridge University Press; 2001
4 Ferro JM. Hyperacute cognitive stroke syndromes. J Neurol 2001; 248: 841-9
5,
8
Aguilar H, Olivera J, Benabarre S, Pelegrín C. Psicopatología del accidente cerebrovascular: el estado de la cuestión. Psicogeriatría 2009; 1:23-35
6Rabins PV, Strarkstein SE, Robinson RG. Risk factors for developing atypical (schizophreniform) psychosis following stroke. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 1991; 3: 6-9.
7 Mitchell A. Cerebrovascular disease. Neuropsychiatry and behavioral neurology explained. Edinburgh: Saunders; 2004. p. 99-112.
9 Robinson RG. The clinical neuropsychiatry of stroke: cognitive, behavioral and emotrional disorders following vascular brain injury. 2 ed. Cambridge: Cambrigge University Press; 2006
10 Bar KJ, Gaser C, Nenadic I, Sauer H. Transient activation of a somatosensory area in painful hallucinations shown by fMRI. Neiroreport 2002; 13: 805-8.
11 Carota A, Staub F, Bogousslavsky J. Emotions, behaviours and mood changes in stroke. Curr Opin Neurol 2002; 15: 57-69
12Wright J.H. et al. Cognitive-behaviour Therapy for Severe Mental Illness An Illustrated Guide Kingdom. 2009

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos novedades y los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.