La realidad sobre la sexualidad en personas con Daño Cerebral Adquirido

🕙 Tiempo de lectura: 7 min.

Resumen: La sexualidad es inherente a todas las personas, aunque muchas, por su condición física, mental o emocional, son excluidas. La sexualidad en las personas con Daño Cerebral Adquirido sigue siendo uno de los campos menos abordados, destacando una correlación negativa entre este concepto y la sociedad. Esta nueva situación, exige a los afectados reconocer un nuevo cuerpo, y con ello, una nueva sexualidad.

Palabras clave:  Daño Cerebral Adquirido, Sexualidad, DCA.

Sexualidad y Daño Cerebral:

Gran parte de la sexualidad en la actualidad sigue siendo un tema Tabú. Aunque, ya desde el S. XX, se comenzaron a popularizar ideas en la sociedad relacionadas con el concepto de sexualidad moderna, como las de Linto y Rousso (1998), quienes la describieron como “una dimensión fundamental en el ser humano de todo el ciclo vital, considerando que todos los individuos son sexuales en virtud de ser humanos “. Por lo tanto, la sexualidad es inherente a todas las personas.

Sin embargo, es posible que no esté del todo interiorizada la idea de que la sexualidad forma parte de nuestro ciclo vital, ya que, muchas personas por su condición física, mental o emocional son excluidas cuando se plantea el tema de la sexualidad, enfrentándose a un gran estigma social. Este estigma también queda reflejado en el ámbito de la investigación, ya que “La sexualidad de las personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA) sigue siendo uno de los campos menos abordados“ (Romo & Rubio, 2010).

El DCA afecta a las estructuras encefálicas en personas que, habiendo nacido sin ningún tipo de daño, posteriormente sufren lesiones cerebrales que conllevan a una afectación del funcionamiento cognitivo, conductual, emocional y/o físico. Estos cambios en las estructuras encefálicas pueden afectar al ámbito sexual.

Sánchez (2012) explicó los posibles efectos por los que las personas con TCE ven afectada su salud sexual, manifestando disminución del deseo, dificultad para alcanzar el orgasmo, dificultad para mantener la erección o problemas de eyaculación o lubrificación. También pueden existir consecuencias de manera indirecta debido a la medicación o reacciones patológicas o emocionales.   

Pese al latente estigma social y los posibles efectos por los que las personas con DCA ven afectada su sexualidad, siguen percibiendo la sexualidad como parte integral en sus vidas, como muestra Rico (2019) en su investigación; “El abordaje de la sexualidad tras el alta de personas con Daño Cerebral Adquirido”. En este estudio se entrevistaron a 14 personas con DCA, los cuales identificaban la sexualidad como algo fundamental en sus vidas. Los participantes que asociaban la sexualidad al coito tenían más dificultades para integrar la sexualidad en sus vidas que los participantes que priorizaban caricias, besos, masturbación… Además, en las entrevistas analizadas, se manifestó por parte de los entrevistados la importancia de una educación sexual, haciendo hincapié en que, los miedos, preocupaciones y/o dudas, pueden llegar a condicionar el desarrollo de la sexualidad.

Ilustración pareja en la cama

Continuando con esta última opinión, en la que los participantes veían necesario una educación sexual, estudios como el Honrubia y Sánchez (2018) confirman esta idea. Ellas muestran que los programas educativos en sexualidad a personas con DCA son necesarios para informar y dotar de estrategias encaminadas a mantener y establecer una sexualidad saludable y satisfactoria.

Examinando varios estudios, se podría decir que mayoritariamente existe una correlación negativa entre una sexualidad satisfactoria y DCA. Ahora bien, ¿Qué entendemos realmente como sexualidad? Sáez (1995) reflejó las dimensiones fundamentales para que esté presente la sexualidad: la biológica (desde el nacimiento ya tenemos células diferenciadas sexualmente), la psicológica (cada persona tiene su propia vivencia de la sexualidad, orientación, identidad…) y la social (que, dependiendo de la época y la cultura, puede variar la educación sexual).

Podríamos decir entonces que el “problema” de las personas con diversidad funcional está en la tercera dimensión de la sexualidad: la sociedad.  Debido a que la educación la formamos entre todos y todas, no solo es “un problema” de las personas con diversidad funcional, sino de profesores/ras, psicólogos/as, padres, madres, hermanos/as, médicos/as, instituciones… 

En nuestra sociedad actual siguen existiendo prejuicios que consideran que las personas con diversidad sexual son asexuales, que no sienten deseo, ni tienen necesidades ni intereses eróticos.  Si bien asociar discapacidad con asexualidad es un error en sí, todas las personas con unas capacidades u otras que son variables en todos los casos, seguimos siendo seres sexuados.

Discusión:

Cuando se adquiere un Daño Cerebral, tu cuerpo y tu mente cambian, de una manera o de otra, con más o menos movilidad, eso no importa… Se trata de una situación en la que hay que volver a reencontrarse con el placer propio, reconstruir la sexualidad y reconocer un nuevo cuerpo a través de un proceso de autoconocimiento. Para ello es fundamental en primer lugar, romper el SILENCIO. Reivindicar que Todos y todas somos sexo. En segundo lugar, entender la sexualidad de una manera más amplia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la sexualidad humana abarcando tanto las relaciones sexuales (el coito) como el erotismo, la intimidad y el placer. La sexualidad es experimentada y expresada a través de pensamientos, acciones, deseos y fantasías. Sin embargo, la sociedad plantea un modelo de sexualidad con el que muy pocas personas se sienten identificadas, aborda la sexualidad refiriéndose a una parte muy pequeña y concreta que es el coito. Pero la realidad es que no existe una sexualidad única para todas las personas, existen muchas singularidades, tantas como individuos sexuales somos. La sexualidad abarca todo lo que sentimos y no para todos significa lo mismo ni se vive de la misma manera. 

Lo que quiero transmitir con esta pequeña pincelada sobre el concepto de sexualidad es que las personas que hayáis sufrido un DCA no debéis sentiros personas menos sexuales al compararos con vuestra sexualidad anterior o con la que sale en las películas, anuncios… El tener unas expectativas tan concretas sobre lo que es el sexo provoca ansiedad, miedos, baja autoestima y con ello disminución del deseo erótico. Encuentra tu PROPIO SEXO y disfrútalo.

Referencias:

Amezúa, E. (2001). Educación de los Sexos, la letra pequeña de la Educación Sexual. Instituto de Sexología. InCiSex. Rev. De Sexología, Nº 107-108.

Honrubia M., Sanchéz E. (2018). International Journal of Developmental and Educational Psychology: INFAD. Revista de PsicologíaVol. 3(1); 119-126.

Maters W.; Johnson V.; Kolodny R. (1987). La sexualidad Humana. Barcelona: Grijalbo.

Cruz M. (2015). Acceso a derechos sexuales y reproductivos de las mujeres con discapacidad: el papel de las y los prestadores de servicios. La ventana. vol.5.

Sánchez E. (2012). Aproximación a la realidad de la sexualidad en pacientes con traumatismo craneoencefálico (TCE). Rev. científica de enfermería. Vol. 5.

Rico N. (2019).  El abordaje de la sexualidad tras el alta de personas con daño cerebral adquirido: oportunidades a través de la Terapia Ocupacional. Coruña: Facultad de ciencias de Saúde.

Sáez, S. (2002).  Sexo, Sexualidad y Erótica de las Personas con Discapacidad Psíquica, en “Discapacidad Psíquica y Educación Sexual. Gijón: F.A.P.D.A.S.

De la Cruz C., y Rubio N. (2010). Sexualidad y Daño Cerebral Adquirido. Madrid.

Carla Molina

Psicóloga y Sexóloga.

Trabajadora autónoma como sexóloga asesora sexual y de pareja.

Co-terapeuta y supervisión de casos de terapia sexual.

Talleres de educación sexual.

Apoyo en la reinserción social de menores.

Supervisión de casos terapéuticos con un enfoque psicológico sistémico.

Docente de talleres de educación sexual y empoderamiento de la mujer.

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.