Guía completa sobre hemorragia cerebral

🕙 Tiempo de lectura: 11 min.

Definición

Las hemorragias cerebrales o también llamados ictus hemorrágicos tienen lugar cuando un vaso sanguíneo se rompe y, como consecuencia, la sangre sale al exterior formando un hematoma. Cuando esto ocurre, los órganos dejan de recibir el oxígeno y los nutrientes necesarios, y además se ve aumentada la presión en los tejidos de los mismos.

Este tipo de hemorragias son menos frecuentes que los de tipo isquémico (que ocurren cuando un coágulo de sangre bloquea el paso en un vaso sanguíneo), representan entre un 10 y 15% de los casos totales de infartos cerebrales [1]Álvarez, J. & Masjuan, J. (2013). Comprender el Ictus (Infarto y hemorragia cerebral). Barcelona: Amat.La incidencia de los mismos está disminuyendo probablemente debido a la mejora y el mayor control en el manejo de la hipertensión arterial, con la que está estrechamente relacionada y que más adelante se verá.

A pesar de tener menor incidencia es una patología de extrema gravedad con una mortalidad alta y un número elevado de pacientes afectados, que tras ello quedan en situación de dependencia, dado que la enfermedad vascular es la tercera causa de muerte y la primera de invalidez en la población adulta [2]Arias, S. (2009). Neurorreparación en la hemorragia intracerebral. (Tesis inédita de maestría o doctorado). Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela.

Tipos de hemorragias cerebrales

Tras haber visto la definición de una hemorragia cerebral, podemos clasificar dos tipos, dependiendo de la localización en la que se produzca la rotura de la arteria y como consecuencia su posterior sangrado [3]Álvarez, J. & Masjuan, J. (2013). Comprender el Ictus (Infarto y hemorragia cerebral). Barcelona: Amat, [4]Webb, W.G. & Adler R.K. (2010). Neurología para el logopeda. Barcelona: Elvesier MASSON:

Hemorragia intracerebral (HIC)

Se produce cuando la rotura de los vasos sanguíneos produce un hematoma interno, que se encuentra en el encéfalo (interior del cerebro), por lo que lo lesiona de forma directa.

Hemorragia subaracnoidea

Se produce cuandohay una rotura en los vasos sanguíneos y el hematoma se extiende por los tejidos que cubren el exterior del encéfalo, meninges. Pudiendo ser a su vez de dos tipos:

  • Hematoma subdural

Se produce cuando el hematoma se da entre el hueso del cráneo y una de las capas meníngeas del cerebro (aracnoides y/o duramadre).

  • Hematoma epidural

Se produce cuando el hematoma se produce entre el cráneo y la duramadre, capa meníngea del cerebro que rodea al sistema nervioso central.

Hemorragias cerebrales en neonatos

Se ha hablado de los tipos de hemorragias que pueden darse en adultos, pero hay que señalar, que las hemorragias cerebrales también pueden darse en neonatos pudiendo diferenciarse:

  • Hemorragia cerebral neonato pretérmino

Este tipo de hemorragia es la más frecuente, y se produce por sangrado de la matriz germinal, la cual es un tejido altamente vascularizado, que está adyacente a los ventrículos laterales. Los vasos sanguíneos que ahí se encuentran son muy delicados y sangran con facilidad ante diferentes tipos de estrés perinatal [5]San Román, J., Dovasio, F., Kreindel, T. (2007) Hemorragia cerebral neonatos. Arch Argent Pediatr, 105(1), 77-80

  • Hemorragia cerebral neonato término

En cambio, este tipo de hemorragia del neonato de término se da con menor frecuencia, y es similar a la del adulto, se produce por traumatismos craneoencefálicos, malformaciones vasculares, infecciones o tumores [6]San Román, J., Dovasio, F., Kreindel, T. (2007) Hemorragia cerebral neonatos. Arch Argent Pediatr, 105(1), 77-80.

Causas

Son diversas las causas que pueden ocasionar una hemorragia cerebral, puede deberse a una lesión cerebral traumática o a una anomalía en los vasos. A continuación, se verán algunas de las causas más comunes de las hemorragias:

Hipertensión arterial (HTA)

Son muchas las investigaciones que confirman que el factor de riesgo más importante, independientemente del sexo y de la edad de la persona, es la hipertensión arterial (HTA). Dado que aumenta la presión de la sangre contra las paredes de los vasos sanguíneos llegando a debilitarlos dando lugar finalmente a una rotura.

Angiopatía cerebral amiloidea

La angiopatía cerebral amiloidea o angiopatía vascular es un proceso degenerativo que se caracteriza por una acumulación de proteínas amiloides en las paredes de las arterias que se encuentran en la corteza cerebral y en las leptomeninges (conjunto de dos membranas cerebrales, la aracnoides y la piamadre)[7]Campellone, J.V. (2014). Aneurisma. Extraído el 31/01/2021 de MedinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU)  https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001122.htm.

Tumores cerebrales

Los tumores cerebrales suelen manifestarse en hemorragias cerebrales, ya sean en su fase inicial, como en su fase más avanzada, metástasis.

Anticoagulantes

Debido a las alteraciones en la coagulación de la sangre, muchas personas se ven obligadas a utilizar algunos medicamentos que impiden la formación de estos coágulos bloqueando la producción de estos factores. Se utilizan para evitar los ACV isquémicos, pero en ocasiones pueden producir hemorragias [8]Rodríguez-Yáñez, M., Castellanos, M. (2013). Guías de actuación clínica en la hemorragia intracerebral. Neurología, 28(4), 236-249.

Ictus isquémicos

Los ictus isquémicos ablandecen los tejidos cerebrales, por lo que son más propensos a la ruptura de vasos sanguíneos pequeños provocando así una hemorragia cerebral.

Drogas

El consumo de drogas como anfetaminas, cocaína o crack, son una de las causas más frecuentes en personas menores de 45 años de edad [9]Rodríguez-Yáñez, M., Castellanos, M. (2013). Guías de actuación clínica en la hemorragia intracerebral. Neurología, 28(4), 236-249.

Aneurisma

Un aneurisma se produce cuando una parte de la arteria se abomba como consecuencia de la debilidad en un vaso sanguíneo. Esto ocurre debido a la presión de la sangre que circula en el interior de la arteria afectada.

Los aneurismas pueden ser congénitos (nacer con ellos) o bien pueden desarrollarse a lo largo de la vida debido a una lesión en los vasos sanguíneos. Más del 85% de los aneurismas se localizan en las ramas del sistema de la arteria carótida interna, mientras que el 10-15% restante los hacen en el territorio de distribución vertebrobasilar [10]Webb, W.G. & Adler R.K. (2010). Neurología para el logopeda. Barcelona: Elvesier MASSON.

Malformaciones arteriovenosas (MAV)

Cuando las arterias se conectan directamente con una vena sin pasar por los capilares, tiene lugar una conexión anómala llamada malformación arteriovenosa, que hace que la presión sanguínea arterial sea mucho mayor que la venosa.

Prevención

Cuanto mayor sea el estilo de vida saludable que se lleve menor será el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares entre otras. La presión arterial y el control de la misma son de vital importancia, así como las personas que padecen irregularidades en la coagulación de la sangre y reciben anticoagulantes (como la heparina o la warfarina) deben acudir periódicamente a las revisiones recomendadas por su médico. Evitar el consumo de drogas (como la cocaína o las anfetaminas) ayudará a prevenir posibles hemorragias cerebrales [11]Rodríguez-Yáñez, M., Castellanos, M. (2013). Guías de actuación clínica en la hemorragia intracerebral. Neurología, 28(4), 236-249.

Síntomas

Dependiendo del tipo de hemorragia y del tejido afectado, las manifestaciones clínicas serán más severas, a continuación se destacan los síntomas más señalados:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas y vómitos
  • Vértigos y mareos
  • Disminución del nivel de conciencia
  • Aumento de la presión arterial
  • Pérdida de coordinación
  • Debilidad o incapacidad para mover una parte del cuerpo
  • Entumecimiento o pérdida de la sensibilidad
  • Dilatación de pupilas
  • Disminución o pérdida de la visión
  • Dificultad del lenguaje (afasias)
  • Dificultad para deglutir

Diagnóstico

Las hemorragias cerebrales son enfermedades neurológicas lo que significa que la rapidez en la que sea diagnosticada y se traten es fundamental, ya que las primeras horas de evolución determinarán el mayor o menor empeoramiento clínico.

Animación TAC cerebral

Es importante que se realice cuanto antes el traslado, al hospital más cercano que esté adaptado y tenga una unidad de ictus adaptada. Una vez el paciente esté estabilizado se van a realizar diferentes pruebas para confirmar el origen de la hemorragia y prevenir posibles complicaciones:

Análisis de sangre

Se debe comenzar con una analítica de sangre que incluya un recuento sanguíneo completo, que mida entre otros, el recuento de plaquetas y el nivel de glucosa.

Análisis de orina

En los pacientes más jóvenes o en los que se tenga antecedentes, se debe de realizar un análisis de orina para la detección de sustancias toxicas.

Prueba de embarazo

En el caso de que la paciente sea una mujer, y esté en edad fértil, se ha de realizar una prueba de embarazo.

Pruebas de neuroimagen

Las pruebas de neuroimagen son imprescindibles para poder diferenciar si se trata de un accidente cerebrovascular isquémico o hemorrágico, además con estos procedimientos también se puede detectar la cantidad de tejido cerebral lesionado.

Tanto la tomografía computarizada (TC) como la resonancia magnética (RM) son adecuadas para confirmar el diagnóstico inicial. A su vez, en ocasiones también se puede realizar una angiografía por TC (una tomografía computarizada pero habiendo inyectado antes un agente de contraste en vena)[12]Campellone, J.V. (2014). Aneurisma. Extraído el 31/01/2021 de MedinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU)  https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001122.htm.

Tratamiento

Una vez realizado el diagnóstico, se ha de dar paso al tratamiento. Es importante señalar que cada persona necesitará un tratamiento médico especializado e individualizado, y adaptado al grado de afectación ocasionado por la hemorragia. A continuación se mencionarán los tratamientos más utilizados:

  • Intervención quirúrgica

Las intervenciones quirúrgicas serán necesarias en aquellos casos en los que se necesite movilizar la sangre que ha quedado alrededor del cerebro para poder reparar los vasos sanguíneos que hayan sido dañados.

  • Tratamientos vasculares

Concretamente, la terapia endovascular, la cual consiste en introducir un catéter, guiándose por imágenes, que es desplazado a través de los vasos sanguíneos del cuerpo para localizar las venas y las arterias afectadas. Es un procedimiento mínimamente invasivo por lo que no se considera intervención quirúrgica.

  • Radiocirugía estereotáctica (SRS)

La radiocirugía estereotáctica no necesita de incisiones porque es un tipo de radioterapia, para ello se utilizan imágenes tridimensionales con altas dosis de radiación que localizan las zonas afectadas con mucha precisión. Se suele utilizar para tratar tumores de pulmones, ganglios basales,… [13]Aristu, J.J., Ciérvide, R., Guridi, J. (2009) Radioterapia estereotáctica. An. Sist. Sanit. Navar. Vol. 32, Supl 2.

  • Medicación

En la mayoría de casos, se incluyen medicamentos que sirven para controlar y así prevenir factores de riesgo tales como la HTA, el colesterol o la diabetes.

  • Rehabilitación

Después del tratamiento médico necesario y tras la estabilización de todas las constantes, se tiene que dar comienzo a la rehabilitación. Donde dependiendo de las secuelas que haya ocasionado el hematoma se necesitará a unos profesionales u a otros.

Si ha habido una afectación motora, será necesario contar con la ayuda de un fisioterapeuta. Por el contrario, si la afectación ha sido a nivel lingüístico o a nivel deglutorio, se necesitará a un logopeda.

Secuelas de la hemorragia cerebral

Dependiendo de la cantidad de tejido cerebral y el área (lóbulo frontal, parietal, temporal y/o occipital) que se haya visto afectada se pueden producir unas secuelas más graves o más notorias. Por ejemplo:

  • Si la afectación ha sido en el hemisferio derecho del cerebro se verán afectadas funciones como las emociones o la creatividad.
  • En cambio, si la afectación ha sido en el hemisferio izquierdo se verán afectadas funciones como el habla, la escritura y la comprensión.

Si se da este último caso, serán las afasias, las disartrias y las apraxias los síntomas más característicos que afecten al habla. Para ello se recomienda comenzar la rehabilitación cuanto antes, que se realice un buen diagnóstico y comenzar el tratamiento con el logopeda.

Ilustración chico publicando un post

Logopeda colegiada nº: 28/0725

Máster en Logopedia Clínica en Daño Neurológico.

Especialidad Enfermedades de Origen Neurológico, Disfagias y Motricidad Orofacial.

Logopeda en Hospital Beata María Ana.

Práctica clínica desde 2016.

Bibliografía

Bibliografía
1,
3
Álvarez, J. & Masjuan, J. (2013). Comprender el Ictus (Infarto y hemorragia cerebral). Barcelona: Amat
2Arias, S. (2009). Neurorreparación en la hemorragia intracerebral. (Tesis inédita de maestría o doctorado). Universidad de Santiago de Compostela, Santiago de Compostela
4,
10
Webb, W.G. & Adler R.K. (2010). Neurología para el logopeda. Barcelona: Elvesier MASSON
5,
6
San Román, J., Dovasio, F., Kreindel, T. (2007) Hemorragia cerebral neonatos. Arch Argent Pediatr, 105(1), 77-80
7,
12
Campellone, J.V. (2014). Aneurisma. Extraído el 31/01/2021 de MedinePlus (Biblioteca Nacional de Medicina de EEUU)  https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/001122.htm
8,
9,
11
Rodríguez-Yáñez, M., Castellanos, M. (2013). Guías de actuación clínica en la hemorragia intracerebral. Neurología, 28(4), 236-249
13Aristu, J.J., Ciérvide, R., Guridi, J. (2009) Radioterapia estereotáctica. An. Sist. Sanit. Navar. Vol. 32, Supl 2

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos novedades y los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.