Parálisis Facial en los Accidentes Cerebrovasculares

🕙 Tiempo de lectura: 6 min.

Resumen: La parálisis facial puede ser descrita como la pérdida o disminución de la sensibilidad, movilidad, fuerza, coordinación y simetría facial. Podemos encontrarnos dos tipos; Parálisis central o supranuclear y parálisis periférica o nuclear/infranuclear. Dependiendo de ello tendrá unas zonas de afectación diferentes, y con ello, tratamientos diferentes.

Palabras clave: Ictus, Parálisis Facial, Nervio Facial.

Introducción

El término Ictus es definido por la Federación Española del Ictus como “Una enfermedad cerebrovascular que se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo. La sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejando de funcionar. Al ictus también se le conoce como Accidente Cerebro Vascular (ACV), embolia o trombosis”. 

Un aspecto fundamental es conocer los síntomas iniciales del Ictus, ya que esto nos ayudará a detectarlo de manera precoz y acudir al servicio de urgencias del hospital.

Entre los síntomas iniciales podemos mencionar: dificultades repentinas para hablar, tragar, pérdida de equilibrio, coordinación, dolor intenso de cabeza y la parálisis facial, punto clave del artículo.

La parálisis facial puede ser descrita como la pérdida o disminución de la sensibilidad, movilidad, fuerza, coordinación y simetría facial. En caso de no perder la capacidad total de movilidad sino solo una disminución de la misma se hablaría de Paresia Facial.

Dicha parálisis se produce por la afectación del Nervio Facial (VII Par Craneal). Atendiendo a la localización de la lesión, es posible hacer una distinción entre dos tipos de parálisis: Parálisis Facial Central (CPP) o Supranuclear y Parálisis Facial Periférica (PFP), Nuclear o Infranuclear [1]Calais et al. 2005.

Parálisis Facial Central vs. Parálisis Facial Periférica

Parálisis Facial Central / Supranuclear:

Es causada por la afectación de la neurona motora superior (desde la corteza cerebral al bulbo raquídeo) [2]Calais et al. 2005. Se produce a causa de un Ictus o enfermedad cerebrovascular. Su lesión afecta generalmente al movimiento voluntario del tercio inferior de la cara y extremidades contralaterales a la lesión cerebral.

Parálisis Facial Periférica / Nuclear e Infranuclear: 

La parálisis facial periférica, también conocida como Parálisis de Bell, es causada por una afectación de la neurona motora inferior [3]Rodríguez et al. 2011. Es decir, la lesión se produce a nivel del núcleo o por debajo del núcleo. 

En la mayoría de las ocasiones en las parálisis periféricas se ve afectada toda la hemicara ipsilateral a la lesión, es decir, en el mismo lado de la lesión, afectando tanto a los músculos faciales superiores como inferiores.

Su recuperación suele ser espontánea, aunque también existen casos en los que los síntomas persisten y se produce debilidad de los músculos faciales. 

Imagen 1: Guerrero et al. 2015

Áreas de afectación

Las secuelas de la parálisis facial pueden variar según el lugar de la lesión. A continuación, se describen todos los signos que pueden ser apreciables.

Signos:

  • Problemas visuales, problemas de cierre palpebral, visión borrosa o incompleta.
  • Problemas auditivos, otitis, hiperacusia. 
  • Alteración en la sensibilidad.
  • Lagrimeo excesivo.
  • Dificultades en la mímica y expresión facial:
    • Asimetría facial en reposo y/o en movimiento.
    • Pliegues o arrugas faciales inexistentes (Por ejemplo, el pliegue nasogeniano).
    • Desviación de la comisura bucal. 
    • Dificultades para levantar las cejas.
    • Dificultades para fruncir el ceño.
    • Dificultades para cerrar los ojos.
    • Dificultades para arrugar la nariz.
    • Dificultades para sonreír. 
    • Dificultades para apretar labios (“Morritos”).
    • Desviación lingual.
    • Dificultades para inflar mofletes.
  • Dificultades en la deglución:
    • Restos de alimentos en el lado afecto.
    • Problemas de sensibilidad.
    • Caída de los alimentos/líquidos (entre ellos la saliva) por las comisuras labiales.
    • Problemas de masticación en el lado afecto.
  • Dificultades de articulación:
    • Imprecisión articulatoria. En ocasiones se produce inteligibilidad del discurso por la debilidad muscular. 
    • Problemas de movilidad y fuerza de los diferentes músculos necesarios para una correcta articulación.
  • Alteración en el sentido del gusto.

Algunos datos han sido extraídos de la siguiente fuente: Rodríguez-Ortiz, M. D. (2011).

Tratamiento

El manejo de la parálisis facial se plantea con un enfoque multidisciplinar y una estrategia basada en las necesidades individuales de cada paciente. Esto involucra a múltiples especialistas como oftalmólogos, otorrinolaringólogos, cirujanos plásticos, neurólogos, logopedas, fisioterapeutas y psicólogos [4]Susana Benítez S. 2016.

Así mismo, es necesario subrayar la importancia de una intervención precoz. Los días posteriores al Ictus son esenciales para una mejor evolución. El Doctor Manuel Murie, neurólogo de la Unidad de Neurorrehabilitación de la Clínica Universidad de Navarra, afirma que: “No al día siguiente, pero cuanto antes mejor para aprovechar la neuroplasticidad, es decir, la capacidad de las neuronas o grupos de neuronas de modificar su actividad e incluso su morfología como respuesta a cambios del entorno o de uso” [5]Hermanas Hospitalarias.

Desde el punto de vista logopédico la intervención está orientada a reestablecer, en la medida de lo posible, la simetría facial, reducir la hipersensibilidad o aumentar la hiposensibilidad, mejorar la movilidad, tonicidad, fuerza y coordinación de la musculatura facial y asegurar la deglución. 

Para ello, se utilizan distintas técnicas como:

  • Masaje facial: También denominado Terapia miofuncional, masoterapia o masaje manual. Consisten en masajes orofaciales que ayudan a disminuir o aumentar el tono de los músculos faciales.
  • Praxias: Ejercicios orofaciales frente al espejo para mejorar la movilidad, fuerza y coordinación de los órganos bucofonatorios.
  • Kinesiotape: Bandas o cintas de colores que se coloca sobre la musculatura y que no limitan el movimiento al paciente. 
  • Electroestimulación: Sistema de estimulación muscular que activa y tonifica la musculatura a través de impulsos eléctricos. 
Ilustración avance terapéutico

Referencias bibliográficas

Calais, L. L., Gomez, M. V. S. G., Bento, R. F., & Comerlatti, L. R. (2005). Avaliação funcional da mímica na paralisia facial central por acidente cerebrovascular. Pró-Fono Revista de Atualização Científica, 17(2), 213-222.

FEI – Federación Española del Ictus. Disponible en: https://ictusfederacion.es/infoictus/codigo-ictus/

Hermanas Hospitalarias. Red Menni de Daño Cerebral. Disponible en: https://xn--daocerebral-2db.es/jornada-avances-y-evidencias-en-neurorrehabilitacion-del-ictus/ 

Rodríguez-Ortiz, M. D., Mangas-Martínez, S., Ortiz-Reyes, M. G., Rosete-Gil, H. S., Vales-Hidalgo, O., & Hinojosa-González, R. (2011). Parálisis facial periférica. Tratamientos y consideraciones. Archivos de Neurociencias16(3), 148-155.

Susana Benítez S., Stefan Danilla E., Ekaterina Troncoso O., Alejandra Moya F., Jessica Mahn A. (2016). Manejo integral de la Parálisis Facial. Revista digital Elsevier. Disponible en:  https://www.elsevier.es/es-revista-revista-medica-clinica-las-condes-202-articulo-manejo-integral-de-la-paralisis-S0716864016000055

Silvia Fernández San Felipe

Logopeda colegiada nº: 28/ 1269

Graduada en Logopedia por la Universidad Complutense de Madrid.

Máster en Logopedia Clínica y Neurorrehabilitación en Daño Cerebral por la Clínica San Vicente.

Bibliografía

Bibliografía
1,
2
Calais et al. 2005
3Rodríguez et al. 2011
4Susana Benítez S. 2016
5Hermanas Hospitalarias

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos novedades y los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.