¿Cómo influye la reflexología en la labor del logopeda?

🕙 Tiempo de lectura: 11 min.

*Desde Heris, queremos dejar claro que la Reflexología no es una rama científica, es una pseudoterapia o una terapia alternativa. En este artículo, la autora pretende informar sobre en qué puntos la reflexología puede ayudar sin que a día de hoy esté demostrado científicamente este punto, por lo tanto, es un post meramente informativo.

¿Qué es la Reflexología?

En el mundo existen una diversidad de diagnósticos, unos más fuertes que otros, todos con un tratamiento específico y con una persona especialista en cada área.

¿Alguna vez usted, ha leído sobre la Reflexología, sus beneficios para la función del Logopeda y el Terapeuta, además, de cómo es el desenvolvimiento de todo esto hacía un paciente en específico. Existen conceptos que se relacionan entre sí.

Entendemos, que el papel de la Logopedia, es importantísimo para el  estudio, la prevención, detección, la evaluación, diagnóstico y tratamiento del trastorno del lenguaje.

La investigación y las evidencias,  son importantes  para apoyarnos.

Muchos profesionales de la Medicina opinan que la reflexología, junto al trabajo que lleva a cabo un logopeda, debe ser complementario.

La reflexología, podría ser una parte muy importante en la conexión del paciente, terapeuta y el logopeda, es práctica, es conocimiento, es abordaje, es detección cómo también se conoce.

La reflexología dentro de la labor del logopeda

La reflexología, es una técnica que forma parte de la medicina complementaria, basada en la manipulación y estimulación de la energía que circula por los meridianos de la Medicina tradicional China, en diferentes zonas del cuerpo, para tratar diferentes dolencias o afecciones del ser humano. 

Uno de los principales objetivos de esta terapia, es el de eliminar tensiones y recuperar el equilibrio en las áreas afectadas del cuerpo. 

Es aquí, donde se aplican las técnicas de masajes para ello utilizamos el pulgar, otros dedos según la zona y la mano, en muchas ocasiones sin el uso de aceites, en los pies y las manos del paciente; o como mayormente se dice, hacia la zona refleja  (área de los órganos y de las vísceras correspondientes, así como otras zonas derivadas del diagnóstico del especialista).

Según estudios científicos, la Reflexología, es muy practicada en personas con discapacidad, por lo que permite una ayuda especial a pacientes con autismo. También ayuda a personas que han pasado por tratamientos oncológicos. 

Principalmente, la reflexología, tiene un rol auténtico, porque es una terapia dirigida para las personas que han sufrido lesiones cerebrales como ACV, tumores, daños craneoencefálicos y les ayuda a disminuir a los pacientes su ansiedad, alcanzar un estado de relajación profunda, disminuir el dolor o la fatiga y aumenta su bienestar.

El masaje reflexológico va mucho más allá…

Resulta que permite que el paciente se encuentre tranquilo en un entorno en específico, mientras el terapeuta conecta desde su energía, instrumento de curación para el sistema nervioso y en general del paciente. 

Es óptimo también para aliviar secuelas del estrés y la ansiedad.

Recordamos, que a través de la reflexología, se trabajan los oídos (orejas), las manos y los pies.

Las personas prestamos muy poca importancia a los pies y resulta que es la parte del cuerpo donde van a parar multitud de terminaciones nerviosas.

La planta del pie y el pie en su conjunto, representa en forma esquemática la totalidad del cuerpo y sus órganos, de eso se trata la reflexología podal.

La reflexología podal, tiene mayores beneficios ante sentimientos de frustración o enojo, el insomnio, liberación de emociones reprimidas, lo que es una maravilla para motivar al buen humor de cada persona. Se crea mayor confianza o conocimiento sobre la conexión, satisface la necesidad de contacto con el entorno y, por ende, disminuye la sensación de aislamiento.

La reflexología podal, es una disciplina que guarda una estrecha relación con la técnica de la acupuntura.

Vale destacar, que este tipo de terapia puede ayudar tanto a niños, adultos y ancianos. 

Algo muy importante, es que antes del tratamiento, el especialista logopeda, personaliza el abordaje terapéutico de la reflexología podal, para cada paciente: qué necesidad tiene, cuáles son las diferentes características que presenta, para elaborar un programa con las sesiones y adaptarlas a ese paciente. 

La familia debe intervenir

Es fundamental la relación del paciente con su entorno, así que el masaje reflexológico es una vía simple y positiva. Una manera efectiva para conectarse emocional y espiritualmente desde la intención de sanación con el paciente, sentirá desde el primer toque esa energía, lo ayudará a sentirse más relajado y armonioso. Es muy importante conversar con los familiares, se sugiere al terapeuta reflexológico tener contacto directo con la familia y el entorno del paciente. 

Explicar de qué manera podrían ayudar a  complementar este masaje, enseñar un poquito y de manera progresiva en cada sesión. Cómo transmitir al paciente empatía, cómo acompañar a la persona, el terapeuta es un facilitador; apoya para que todos puedan profundizar en el alcance y el significado de la terapia reflexológica. 

El ambiente para el paciente

Es importante la preparación del ambiente y la dinámica entre el terapeuta y el paciente, por lo tanto, el terapeuta se lava las manos, las calienta, muchas veces el paciente está nervioso y tiene su piel fría, si el terapeuta tiene las manos frías, la sensación no sería tan agradable. Otro detalle que se recomienda, es lavar los pies al paciente con agua tibia, todas estas cosas lo preparan y lo relajan para el masaje.

 Según la historia…

Desde hace más de 4.000 años, en Egipto existe un grabado en una “tumba de los muertos”. El texto detalla cómo los médicos de antes manipulaban los pies de los pacientes mediante masajes. 

También para ese entonces, se usaban técnicas de manipulación en el cuerpo en China y Japón, y los indios Cherokees de Carolina del Norte realizaban tratamientos con masajes a modo de ceremonia sagrada. 

No fue hasta principios del siglo XX, cuando en occidente se empezaron a estudiar los diferentes trabajos realizados por el doctor (otorrinolaringólogo) estadounidense, William H. Fitzgerald (1872-1942).

El médico Fitzgerald, se dio cuenta de que el dolor de sus pacientes en las operaciones reducía en aquellos que presionaban con fuerza las yemas de los dedos de las manos contra los cantos situados debajo de los reposabrazos de los sillones operatorios. Se dio cuenta que presionando algunas zonas del cuerpo podía eliminar el dolor en otras. Estos fueron los inicios que le llevaron a desarrollar su Terapia Zonal, la cual se basó en el reconocimiento de diez zonas en el cuerpo que tenían en los pies y su correspondiente área refleja.

Él dividió el cuerpo humano en 10 zonas longitudinales que recorren verticalmente todo el cuerpo, desde la cabeza a los pies, abarcando todos y cada uno de los órganos y tejidos. 

Dichas zonas se dividen de la siguiente forma: 

Cinco en el lado derecho y cinco en el lado izquierdo, teniendo en cuenta que cada brazo y cada pierna poseen respectivamente cinco zonas, las cuales se prolongan hasta los pies, donde se encuentran claramente reflejadas, cinco en cada pie, de tal modo que los órganos de la mitad derecha del cuerpo (hígado, vesícula biliar) se encuentran en el pie derecho mientras que los del lado izquierdo (colon descendente, bazo) se sitúan en el correspondiente pie izquierdo. 

Los órganos dobles (pulmones, riñones, ojos, oídos) y los que se localizan a lo largo de la línea media del cuerpo (columna vertebral, esófago) están representados en los dos pies.

La reflexología, una técnica sencilla que aporta grandes beneficios.

Algunos detalles para recordar:

La comunicación oral se manifiesta estructuralmente en los niveles: lenguaje, habla y voz. 

El lenguaje, es una capacidad que sólo poseen los hombres, y que consiste en el poder de abstraer y generalizar los fenómenos de la realidad, reflejándose después con signos convencionales. Es una función cortical superior desde el punto de vista neurofisiológico que además de ser un hecho psicológico es también un hecho social. 

El habla, es ese arte maravilloso reflejado en signos, las palabras, ligado al pensamiento del que se dice que es su envoltura material. Se desarrolla en la larga historia evolutiva del hombre, es inherente a él y conceptualmente uno de los elementos esenciales que lo caracteriza. Todo lo que el hombre piensa y siente lo canaliza fundamentalmente a través de la comunicación verbal. 

El habla tiene un valor fundamentalmente semántico. Siendo el vehículo de las ideas, los conceptos, la expresión del pensamiento y para su producción requiere de los movimientos del aparato fonoarticulatorio y respiratorio bien definidos, exactos, presentándose de una manera fluida y automática, dando lugar a movimientos complejos y secuenciales regidos por el sistema coordinador de las funciones del habla y la voz (sistema endocrino y sistema nervioso). 

La voz, es el sonido que emite el órgano laríngeo. Ella sirve como vehículo de las palabras, o sea, el habla constituye algo así como su fondo musical.

Si para el habla, la palabra es el vehículo intelectual, por dar a conocer los significados, la voz es el vehículo emocional, pues da a conocer la afectividad y los estados internos de una persona.

La afasia, un trastorno del lenguaje expresivo y receptivo que aparece como consecuencia de una lesión cerebral, localizada en las áreas de lenguaje del hemisferio izquierdo tanto en adultos que ya lo han adquirido, como en niños que se encuentran en proceso de su adquisición. Otras causas de afasia, son enfermedades neurodegenerativas, donde aparece un deterioro progresivo de las capacidades como la enfermedad de alzheimer, tumores cerebrales, ACV e infecciones como meningitis.

Las lesiones pueden causar problemas en la expresión, comprensión, la lectura y la escritura; las personas que sufren de una afasia pueden manifestar otros problemas, como apraxias, anomias, dificultad para recordar palabras de objetos o profesiones, discalculia (dificultades en el cálculo de matemáticas), entre otras.

Abordaje terapeútico de la afasia. 

Lo realizamos de diferentes maneras ya que las personas tienen diferentes síntomas físicos y mentales, depende de la zona de localización de la lesión cerebral y de la evaluación, según estos informes  y diagnósticos realizamos la intervención de manera personalizada.

Desde la mirada de la Reflexología:

El cerebro tiene tres glándulas: Hipotálamo, Pineal y Pituitaria. Es importante trabajar las mismas, especialmente la pineal, ya que cuando se presenta una afasia se altera el lenguaje, se olvidan las palabras y muchas veces hay parálisis de la lengua.

La glándula Pineal es muy pequeña, sin embargo tiene una gran importancia, está ubicada en el centro del cerebro y cumple funciones biológicas relevantes, también es responsable de la producción de la melatonina que afecta la modulación de los patrones del sueño, tanto los ritmos circadianos, como estacionales. En pacientes con afasia,  está muy afectado el sueño, por la tensión emocional, angustia así como estrés negativo. 

También conocemos a la glándula pineal, como la hormona de la juventud porque elimina los radicales libres de las células, por eso es tan importante trabajar la glándula pineal en Reflexología, ayuda al paciente actuando como antioxidante natural para retrasar el envejecimiento en todos los niveles, en el este caso, si vamos a ayudar a un paciente con afasia, lo haremos apoyando a la regeneración cerebral (neuroplasticidad).

Corrientes espirituales, le otorgan a la glándula pineal fortalezas espirituales; así que la llaman la glándula de la espiritualidad, de la intuición. En la India relacionan este punto con el llamado tercer ojo, dónde se ubica uno de los chakras principales, el Chakra 6. 

El filósofo Descartes lo denominó el “asiento del alma”!

En este sentido, la Reflexología coloca el acento en activar la glándula pineal, para ayudar a regular todos los ciclos del cuerpo, para estimular y coadyuvar el sueño en el paciente, le apoyamos a nivel físico, mental y espiritual, para potenciar su unidad. Le acompañamos para que pueda recobrar su lenguaje, la fluidez en su boca y en su comunicación.

Así que el masaje reflexológico, se realiza diariamente y sería beneficioso para el paciente y su rehabilitación.

Miyen Wu Rodriguez

Especialista en Medicina Complementaria.

Consultora de Feng Shui.

Directora Terapéutica en Boulder (Colorado, USA).

Diplomada Internacional Unesco en Inteligencia Emocional y Diplomado en Gestión del Clima Organizacional.

Profesora de medicina preventiva en la Universidad Autónoma de Madrid.

Especialista en bienestar y salud con más de 30 años de experiencia en los campos de la salud y en la formación académica.

Experta en diagnóstico con pulso y hallazgos faciales chinos.

 

Deja un comentario

¿Quieres estar al día? 🧠

Suscríbete a nuestra newsletter y te enviaremos novedades y los mejores contenidos sobre afasia y neurologopedia que vayan publicando nuestros expertos.